Sharon abrió los ojos por primera vez desde su ataque cerebral

Sharon abrió los ojos por primera vez desde su ataque cerebral

Por Beatriz Lecumberri
JERUSALEN, Ene 16 (AFP) –  El primer ministro israelí Ariel Sharon abrió los ojos el lunes durante algunos segundos por primera vez desde que sufrió la hemorragia cerebral el pasado 4 de enero, un gesto que aumentó la esperanza de que despierte del coma en que está sumido.

   Según los portavoces del hospital Hadassa de Jerusalén, Sharon entreabrió los ojos cuando los miembros de su familia le estaban haciendo escuchar una grabación con la voz de uno de sus nietos.

   «No había médicos en la habitación en aquel momento. La familia dice que hubo un parpadeo en los dos ojos pero el significado médico del gesto no está claro todavía», afirmó prudente Yael Bossem Levy, portavoz del centro médico.

   Pero según las personas que se encontraban en la habitación del primer ministro, Sharon, de 77 años, reaccionó claramente ante la voz de su nieto y entreabrió los ojos durante algunos segundos.

   «Pudimos ver lágrimas en sus ojos antes de que los cerrara de nuevo», declaró una persona que se ocupa del tratamiento del primer ministro y fue testigo de ese momento.

   Según parece, su hijo Gilad se encontraba con él en la habitación y alertó rápidamente a los médicos quienes llegaron cuando el dirigente estaba de nuevo con los ojos cerrados, según la página en Internet del diario Yediot Aharonot.

    Hasta ahora, Sharon sólo había movido ligeramente sus pies y manos ante estímulos de dolor pese a los esfuerzos de los médicos para sacarlo del coma desde hace una semana.

   Los escasos progresos que parecía registrar el primer ministro aumentaban el pesimismo en Israel, donde la prensa y numerosos expertos consideraron que sus posibilidades de despertar del coma se reducían cada día y el dirigente podría permanecer en estado vegetal.

   Pese a que los doctores que le tratan son incapaces de pronosticar cuándo despertará el dirigente o incluso si despertará un día, insisten en que los progresos registran el ritmo normal y no hay razón para perder la esperanza.

   «No existen razones para ser pesimistas. La prensa y otros médicos no están dando a este hombre el tiempo suficiente para recuperarse. Hay que ser pacientes porque el proceso va a ser largo», afirmó a la AFP en las últimas horas el neurocirujano argentino Félix Umansky, a cargo de su tratamiento.

   Este experto ya había explicado previamente que el siguiente paso clave en la recuperación de Sharon sería que abriera los ojos.

   «Aunque no significa que vea y perciba lo que pasa a su alrededor será un gesto que nos llenará de alegría», aseguró Umansky recientemente.

   Este progreso de Sharon se produjo horas después de que el primer ministro fuera sometido a una traqueotomía, que facilitará su respiración y le ayudará a separarse poco a poco de la máquina de respiración asistida a la que sigue unido.

   Paralelamente a lo que sucede en el hospital Hadassa de Jerusalén, la vida política israelí llena poco a poco los huecos dejados por Sharon.

   Ehud Olmert, que ocupa el lugar desde Sharon desde que sufrió su ataque cerebral, llevará las riendas del país hasta el 28 de marzo, fecha de las elecciones legislativas.

   Por ahora, el fiscal general israelí, Menahem Mazuz, se niega a declarar por ahora la «incapacidad permanente» del dirigente ya que significaría que su estado es irreversible y prefiere mantener la «incapacidad temporal».

   Sin embargo, este lunes, Olmert fue nombrado también líder provisional del partido Kadima, fundado por Sharon para estos comicios, hasta que se sepan más detalles sobre el estado de salud del primer ministro.

   Además, el jefe de gobierno en funciones deberá tomar otras decisiones importantes en breve, tales como el nombramiento de cuatro nuevos ministros para sustituir a los cuatro del del Likud (derecha) que renunciaron la semana pasada.

   Actualmente, el ejecutivo está exclusivamente compuesto por miembros de Kadima, pero sólo cuenta con siete ministros, contando a Olmert.

   Por otra parte, el primer ministro en funciones también decidió poner fin a los enfrentamientos entre colonos y fuerzas del orden en Hebrón (Cisjordania) y se mostró decidido a evacuar las familias que se instalaron ilegalmente en un mercado palestino.

   Por último, el hecho de que Olmert ocupe el puesto de Sharon es una buena noticia para los dirigentes palestinos. Según el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, el dirigente es un hombre con el que se puede negociar.