Ser humano 
Vivir bien para morir bien

Ser humano <BR><STRONG>Vivir bien para morir bien</STRONG>

MARÍA ELENA ÑÚNEZ
serhumano2@yahoo.com
Magdalena Figueroa asegura que cuando vivimos con intensidad, agradeciendo por las bendiciones, aprovechando nuestros talentos, perdonando a los que nos han hecho daño, evitando herir al otro, y expandiendo nuestra capacidad de amar, aún a los que no están relacionados con nosotros, cuando todo esto ocurre, la transición a otro plano, es decir, la muerte, es un cambio que no hay que temer.

Magdalena Figueroa es una psicoterapeuta chilena, que se ha especializado en Cuidados Paliativos para Enfermos Terminales y Acompañamiento a Familiares en Duelo. Ella ofrece unos talleres para acompañar a otros a morir, y otros cursos que tienen que ver con la preparación a la muerte aumentando nuestra calidad de vida, día a día. El año pasado ofreció unos talleres vivenciales con el título de “Acompañar a otros a morir es un acto de amor”. Participar en uno de esos talleres es transformar la visión que se tiene de la vida y la muerte.

Preparando el equipaje para el Último viaje

Este es el tema del taller que ofrecerá Magdalena, el próximo domingo 19 de febrero, a través de la Oficina de Ana Tholenaar. Magdalena, cuando fue entrevistada para el programa Ser Humano de esta semana, sostuvo que si se vive de manera consciente se puede lograr esa sensación de estar preparado para morir en cualquier momento, sin carga alguna. Para obtener más detalles del curso se puede llamar al (809) 482-5543.

Actuación después de los 40

Dicen muchos que, por razones económicas u otros motivos, no canalizaron sus talentos e inquietudes artísticas y después de varias décadas de vida aún anhelan estar en un escenario. Y algunas de esas personas, comienzan a participar en uno de los talleres de Actuación para Adultos de los que ofrece Enrique Chao, van demostrando su talento natural y terminan con un papel secundario en una de las obras del director de Teatro. Otros aprovechan estos cursos para usar su tiempo libre de una manera diferente, vencer el miedo escénico, aprender a respirar mejor, tener un mayor control de la voz, o adquirir conciencia de la postura corporal.

Conócete a ti mismo

Tomar un curso de actuación es como iniciar un viaje dentro de uno mismo. Uno comienza a explorar los sentimientos que experimenta, cuando le toca interpretar estados diversos como miedo, rabia, tristeza o alegría. Uno también tiene que conocer más su mente para poder concentrarse y memorizar los textos correspondientes. Uno tiene que tomar conciencia de cada parte de su cuerpo, desde el meñique izquierdo hasta la parte superior de la cabeza. Por eso, la actuación forma parte del paquete que se ofrece en muchas escuelas como parte del entrenamiento para los que buscan el crecimiento integral. Aquí en Santo Domingo tenemos la oportunidad de participar en los cursos de introducción a la Actuación que ofrece Enrique Chao, para todas las edades. El teléfono de Enrique es el (809) 482-4982 y (809) 926-3105.

Enrique es uno de los invitados de esta semana del programa Ser Humano, que se transmite el domingo, a las 10:30 de la noche, por Teleantillas, y el viernes, a las 9:00 de la noche, por Coral 39. Nos sorprendió cuando llegó al estudio de grabación, con 50 libras menos. Luego de que su cuerpo le enviara una señal, un buen susto el año pasado, se convenció de que tenía que cuidar más su salud y decidió rebajar.

Enrique dice que además de la fuerza de voluntad, le ayudó mucho en ese proceso de perder peso, la creatividad, para encontrar recetas dentro de las calorías y el tipo de alimentos que podía consumir, pero con un gusto variado y exquisito.

Lo he logrado

Esta es la afirmación que sugerimos para esta semana, “Lo he logrado”, acompañándola de los sentimientos y pensamientos correspondientes, como si hubiéramos conseguido ya lo que anhelamos. Esto lo hacemos siguiendo una de las recomendaciones del Doctor Wayne Dyer, el autor de “El Poder de la Intención”. El recomienda visualizar lo que queremos, como si ya lo hubiéramos obtenido, y experimentar los sentimientos de alegría y satisfacción por ese logro. Y esto no es nada nuevo, en la Biblia hay numerosos versículos que tratan sobre la visualización, sobre el poder de imaginar lo que estamos pidiendo en oración y verlo como un hecho.