Sepultan restos del empresario Mario Lama en Cristo Redentor

Sepultan restos del empresario Mario Lama en Cristo Redentor

Mario Lama Handal. Hoy/Fuente Externa

Los restos del empresario Mario Lama Handal fueron sepultados ayer al mediodía en el cementerio Cristo Redentor, en una ceremonia privada a la que asistieron familiares, empresarios, altos funcionarios y personas allegadas.
Horas antes de su sepelio, mientras era velado en la funeraria Blandino de la avenida Abraham Lincoln, el presidente Danilo Medina acudió para dar un último adiós y el pésame a la familia.
“Mario Lama es parte de la historia de Santo Domingo. Es un hombre que comenzó pequeño y creció, una persona sin conflictos y bondadosa”, manifestó el mandatario sobre la vida del destacado empresario que concluyó anteayer a los 89 años de edad.
En tanto que la vicepresidenta Margarita Cedeño acompañó muy de cerca a la familia del difunto hombre de negocios, oriundo de San Pedro de Macorís y conocido por ser el fundador de la tienda Plaza Lama, durante el traslado de su cuerpo hacia el camposanto.
De su lado, el ministro de Relaciones Exteriores y empresario, Miguel Vargas, lo describió como “un emprendedor a quien tuve el privilegio de conocer y una persona trabajadora”.
También acudieron a despedirse de Mario Lama el gobernador del Banco Central, Héctor Valdez Albizu; el empresario José Luis Corripio Estrada y el superintendente de Electricidad, César Prieto.
Asimismo, estuvieron presentes el ministro de Interior y Policía, José Ramón Fadul; la defensora del pueblo, Zoila Martínez, y el vicepresidente ejecutivo de la Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus), Servio Tulio Castaños Guzmán.
Las cualidades que más destacaron de Lama Hnadal estas personas fueron su laboriosidad, su honestidad y su carácter de emprendedor.
Su trayectoria. Mario Lama Handal nació en San Pedro de Macorís el 9 de julio del año 1930.
Desde niño sintió inclinación por los negocios, puesto que acompañaba a sus padres en las jornadas de trabajo en la zapatería Lama C x A.
En los años cuarenta, la empresa es movida a la capitalina avenida Duarte, donde dinamizó el comercio en esta importante vía de Santo Domingo.
A su vez, sintió vocación por aportar a los clubes deportivos, particularmente a los de baloncesto, y a dirigentes comunitarios de los sectores San Carlos y Villa Francisca, donde era considerado como un padre.
Recibió numerosos reconocimientos, entre ellos el Padre del Año, otorgado por la Federación de Mujeres Empresarias; el Premio Juan Pablo Duarte al Comerciante del Año, en 2007, de parte de la Federación Dominicana de Comerciantes (FDC), y una condecoración del Gobierno con la “Orden de Duarte, Sánchez y Mella”, en 2003.