Sensible pérdida

Sensible pérdida

Miguel Angel Velázquez Mainardi, un periodista que asumió con seriedad irreductible su papel de orientador social y crítico de los actos de corrupción administrativa, falleció ayer a los 67 años.

Su muerte nos duele muy adentro, pues supo granjearse el afecto de sus compañeros mientras desempeñó, desde 1987, funciones ejecutivas como coordinador de los periódicos HOY y El Nacional y de moderador del Almuerzo Semanal del Grupo de Comunicación Corripio.

A la hora de su muerte, Velázquez Mainardi era embajador de la República Dominicana en Chile, cargo en el que fue designado el 30 de noviembre del 2004, pero cuya ratificación fue retardada por el Senado hasta el 5 de abril, como represalia por fuertes críticas que había hecho a legisladores y a políticos perredeístas.

El cargo diplomático fue la tercera función pública que desempeñó Velázquez Mainardi. En 1963 fue asesor del Senado y en una ocasión fue diputado al Congreso Nacional. En cada caso estuvo entre los más laboriosos.

En el ejercicio periodístico siempre se expuso con entereza a los riesgos que suelen derivarse de la crítica responsable contra las acciones reñidas con la ética y apartadas de la ley. Sus escritos en la columna «Palco de sombra», en El Nacional, y sus comentarios en «Hablemos claro» , por Telesistema Canal 11, han sido exponentes de la verticalidad de un profesional responsable.

–II–

Velázquez Mainardi nació en Santiago de los Caballeros el 12 de agosto de 1937. Eran sus padres Miguel Velázquez y Ana Antonia Mainardi.

En 1950, con apenas 12 años de edad, ingresó al Partido Revolucionario Dominicano y trabajó en la elaboración del periódico Quisqueya Libre, que dirigía Angel Miolán, y en el boletín de la Seccional de Nueva York, editado por Nicolás Silfa. En ambas publicaciones escribió artículos con severos ataques para la tiranía de Rafael Trujillo. Como delegado del PRD debió viajar por varios países y asistió a numerosos congresos.

Fue miembro de ese partido en el exilio hasta 1957 y vocero del Movimiento de Liberación Dominicana desde 1959 hasta 1960. Fue precisamente ese movimiento el que realizó las expediciones patrióticas de Constanza, Maimón y Estero Hondo y Velázquez Mainardi lo representaba en Venezuela.

Depuesta la tiranía, Velázquez Mainardi retornó al país y de inmediato se enlistó en el Movimiento Revolucionario 14 de Junio, en su natal Santiago, siendo perseguido y obligado a la clandestinidad. Fue tenazmente perseguido tras el derrocamiento del Gobierno de Juan Bosch, el 25 de septiembre de 1963, y deportado a Venezuela después de dos meses y medio de ocultamiento.

Está entre los fundadores de la revista Ahora, en 1962, que se editaba en Miami.

Son de su autoría los libros «Narcotráfico y lavado de dólares en la República Dominicana», «Corrupción e impunidad en República Dominicana», «Culpable de la deuda externa» y «El fraude electoral» y dejó inéditos «Crisis de los partidos tradicionales» y «Una nueva democracia». Fue productor de los programas televisivos «Hablemos claro», «Alto Nivel» y «Prisma».

Su vida fue realmente un ejercicio intenso en defensa de los mejores intereses de este país, y un prototipo de honestidad.

Nuestras condolencias sinceras a María Trinidad Matos, su esposa, y a sus hijos Vladimir, pintor; las bailarinas Ninoska y Natasha; Ana María y Miguel Angel (Coco).