Señalan los puntos de alto riesgo en vías del Cibao

Señalan los puntos de alto riesgo en vías del Cibao

POR SANTIAGO GONZÁLEZ
SANTIAGO.-
Tres puntos de la autopista Duarte y de otras vías, localizados en el tramo Santiago-La Vega, están causando frecuentes accidentes de tránsito con sus secuelas de muertos y lesionados, lo que mantiene preocupados a residentes en poblaciones cercanas, quienes testimoniaron que parte de las víctimas han sido parientes y conocidos que perdieron la vida al cruzar la vía.

Asimismo, se quejaron de que en reiteradas ocasiones han expuesto el problema a las autoridades correspondientes sin que se hayan motivado a corregir las causas  de los ocasionales accidentes de tránsito.

Conforme a estadísticas y testimonios de residentes cercanos, el kilómetro 13, a la  entrada del Aeropuerto Internacional del Cibao, ocurren, al menos, dos accidentes por semana, que siempre dejan muertos y heridos.

Esa zona es también un mal recuerdo para residentes en  los poblado Ortega y  El Higüerito, correspondiente a Moca, donde los moradores tienen años pidiendo un  puente peatonal de paso a desnivel, que evite los accidentes automovilísticos. Igualmente,  en el cruce con la autopista Ramón Cáceres, hacía Moca y la Presa de Taveras, frecuentemente se originan choques y deslizamientos, pero no hay registros de heridos y fallecidos.

Lo mismo ocurre en el peaje en construcción cerca del poblado La Penda, donde han fallecido alrededor de cuatro personas que no se percataron del desvío motivado por la obra inconclusa.

La Policía Nacional, Salud Publica, ni la Cruz Roja tienen estadísticas que permitan establecer con certeza la cantidad de personas fallecidas por estos accidentes, pero algunos lugareños dicen que van más de diez en el peaje y más de 50 en la entrada del aeropuerto.

El pasado miércoles, siete personas resultaron heridas cuando chocaron un carro Toyota y una camioneta en la entrada de la terminal.

El último caso fue el del  turista español Pedro Joaquín Alonso, de 61 años, quien murió luego de estrellarse en su vehículo contra uno de los muros del peaje.

El  periodista Narciso Pérez de este diario conversó con varias personas de la zona, entre ellos, Fausto Grullón, propietario del negocio auto-repuestos Leanta, ubicado frente al poblado de Ortega, quien dijo que casi  todos los locos y borrachos del lugar murieron cuando trataron de cruzar la vía.

“Ahí tenemos una escuela pública donde estudian unos 400 niños que se exponen diariamente al cruzar la autopista”, expresó Grullón.

Indicó que desde el poblado de Ortega hasta la entrada del aeropuerto se producen entre cinco y seis accidentes por semana, con saldos de entre dos y tres muertos.

“Esto no puede seguir así, las autoridades de Obras Públicas, AMET y el ayuntamiento deben buscar la forma de impedir que sigan muriendo dominicanos en esta pista”, dijo Grullón.

Patricio Núñez, con más de 20 años residiendo en el poblado de Ortega, manifestó que en la autopista no sólo han perdido la vida enajenados mentales y borrachos, sino también personas de trabajo como los comerciantes Jaime Diloné y Juan Veras, dueños de una gallera y una mueblería.

El obrero Rafael Veras declaró que los moradores han solicitado un puente peatonal, pero que las autoridades correspondientes no les han hecho caso. “No sabemos hasta cuándo tendremos que ver morir tantas gentes buenas en esta autopista”, precisó Veras.

Miguelina Ortega reclamó de las autoridades colocar letreros advirtiendo la velocidad a que deben desplazarse los conductores en la curva cercana al lugar, ya que la mayoría de los accidentes se originan en  la imprudencia.

Conforme a estadísticas, en los dos primeros meses del año pasado, 37 personas perdieron la vida en accidentes en los que se vieron involucrados directa o indirectamente un camión o una patana y un 27% de ellos tenía menos de 18 años.

En el año anterior, de los 1,271 fallecidos en las carreteras del país, 210 perecieron en siniestros en los que había un camión o una patana de por medio, 31 de los cuales eran menores de 14 años.