Señala restricción para enfrentar choques externos

Señala restricción para enfrentar choques externos

Por MARIO MÉNDEZ
El economista Fernando Alvarez Bogaert advirtió ayer que la deuda acumulada por el Banco Central reduciría la capacidad del gobierno para enfrentar los choques externos que podrían derivarse de los desequilibrios en la economía mundial y del problema haitiano, por lo cual la República Dominicana deberá prepararse para enfrentar esas eventualidades.

En un encuentro con representantes de los medios de comunicación, Alvarez Bogaert dijo que la deuda que ha contraído el Banco Central como resultado del problema bancario y su manejo, que ronda los 142,000 millones de pesos, equivalente a unos 4,200 millones de dólares, representa un factor de constreñimiento económico.

Alvarez Bogaert dijo que la economía de Estados Unidos tiene un gran desequilibrio en su comercio exterior, que pasó de 300 billones de dólares en el 2002 a 800 billones en el 2005, subiendo a 6.2 por ciento del PIB.

Previó que tarde o temprano en la economía de los Estados Unidos tendrá que producirse un fuerte ajuste de la moneda y mayores incrementos en las tasas de interés, que podrían provocar una recesión mundial.

Señaló que hay quienes prevén que ese ajuste se podría producir en dos años.

Dijo que a eso se agrega el crecimiento desproporcionado de la economía china, el cual consideró que es insostenible.

Explicó que mientras la normal es que en una economía la inversión represente el 10 por ciento del Producto Interno Bruto, en China representa el 35 por ciento, y que además las exportaciones chinas crecen a un ritmo de 35%, el cual consideró que no puede ser soportado por la economía mundial.

Alvarez Bogaert dijo que a ese se agrega la delicada situación de Haití, países que actualmente atraviesa por una disolución social creciente, y que su temor es que se convierta en una implosión.

Explicó que mientras la disolución social se produce en un proceso gradual, la implosión se caracteriza por ser un proceso general y súbito.

Reiteró su planteamiento de que constituye un mito la percepción de que el ciudadano haitiano hace el trabajo que el dominicano no está dispuesto a realizar.

Explicó que el problema está cuando se viola la ley laboral en perjuicio de los dominicanos, situación que, según explicó, se da con la complicidad de la sociedad.

Alvarez Bogaert dijo que también le preocupa que no se vea una solución al problema eléctrico, sin la cual será imposible transformar la economía dominicana.

Explicó que mientras en los países centroamericanos el precio del kilovatio hora de energía está muy por debajo de los 15 centavos de dólar, en la República Dominicana llega a los 25 centavos de dólar sin incluir el costo por utilización de plantas de emergencia.

Dijo que hizo unos cálculos para una empresa a la cual su familia está ligada, en la cual el costo del kilovatio hora, incluido el uso de plantas propias de emergencia, llega a 40 centavos de dólar.

Advirtió que el país está en una situación económica muy seria, con el agravante de que no hay un proyecto de Nación.