Senador dice plan de estímulo frenará desempleo de hispanos

Senador dice plan de estímulo frenará desempleo de hispanos

Washington. EFE. La oficina del senador demócrata Harry Reid, líder de la mayoría del Senado, difundió un informe que asegura que el plan de estímulo económico promulgado ayer beneficiará la situación laboral de los hispanos del país.

Según el informe, el plan impulsado por Barack Obama podría frenar la creciente tasa de paro de los latinos e, incluso, crear más empleo para ellos en el sector de la construcción, además de protegerles contra posibles embargos hipotecarios y evitar que se vean forzados a recurrir a la asistencia alimenticia.

La oficina de Reid rescata los datos de desempleo proporcionados por el Departamento de Trabajo, cuyas estadísticas de enero atribuyen a los hispanos una tasa de paro del 9,7 por ciento, más de dos puntos por encima del 7,2 por ciento del total de la población.

Asimismo, señala que, según el Instituto de Políticas Económicas, el desempleo hispano aumentará un 13,1 por ciento si no se implementa un plan de rehabilitación económica.

En concreto, el plan ayudará a los desempleados extendiendo hasta finales de año la compensación urgente para los que no tienen recursos y aumentando sus beneficios compensatorios en cien dólares, según el informe.

Además, la oficina asegura que el plan de estímulo contribuiría a mejorar la situación de los sectores que dan empleo a más latinos, la construcción y la manufactura, en los que trabajan 3 y 2,3 millones de hispanos, respectivamente.

Los beneficios llegarían a estos sectores por medio de las inversiones en energía, en infraestructura y en ciencias, el presupuesto de mil millones para políticas dirigidas a disminuir el consumo de energía y los cinco mil millones dedicados a modernizar los edificios para mejorar su eficiencia energética.

  Obama convierte en ley el plan de US$787 mil millones

DENVER. AFP. El presidente Barack Obama convirtió en ley ayer el plan por 787.000 millones de dólares destinado a crear o salvar 3,5 millones de dólares y poner fin a la peor crisis económica en Estados Unidos desde la decada de 1930.

 «No quiero pretender que hoy marca el fin de nuestros problemas económicos, ni que constituye todo lo que tenemos que hacer para que la economía se recupere», dijo Obama en Denver, Colorado.  «Pero hoy sí marca el comienzo del fin -el comienzo de lo que necesitamos hacer para crear puestos de trabajo para los estadounidenses amenazados por los despidos».  «El comienzo de lo que necesitamos hacer para ayudar a las familias preocupadas porque no podrán pagar las cuentas el mes próximo».

 «El comienzo de los primeros pasos para sentar nuestra economía sobre sólidas bases, abriendo el camino a un crecimiento a largo plazo y a la prosperidad», agregó.  Las declaraciones de Obama formuladas en el Museo de Denver marcaba un neto contraste con recientes declaraciones,   quien reiteradamente advirtió sobre un «desastre» económico si no se tomaban medidas urgentes.