¿Se terminará todo hoy?

¿Se terminará todo hoy?

La serie final del béisbol invernal dominicano celebrará hoy su quinto partido en el Estadio Quisqueya de la capital dominicana.

Después de una temporada regular de récords y un round robin de mil emociones, el torneo 2008-09 dedicado a don Johnny Naranjo está llegando a su final de la peor forma que se podía esperar.

Es cierto que la fanaticada del Licey podría declararse contenta al encontrarse al borde de conquistar su vigésima corona.

Sin embargo, el mal sabor de una decisión del arbitraje que ha puesto en tela de juicio la profesionalidad de los encargados de mantener el orden en el terreno, empaña en cierta forma lo que había sido un gran campeonato de béisbol.

Esto, combinado con el intento de agresión de Félix “El Gatico” Martínez  y luego la desatinada forma en que se manejó su merecida suspensión, ha puesto en tela de juicio la credibilidad del principal pasatiempo de los dominicanos durante cuatro meses del año.

Los Gigantes se encuentran debajo 0-4 y nunca en la historia de este béisbol un equipo ha podido levantarse de una debacle semejante.

Hoy, los equipos se enfrentan nuevamente en el Quisqueya y se abre la posibilidad de que una victoria del equipo de San Francisco de Macorís devuelva la serie hacia la ciudad que hoy repudia al presidente de la Liga Dominicana de Béisbol, luego de la famosa cancelación y la decisión de no celebrar el partido del viernes en la capital nordestana.

Ervin Santana está programado a subir al montículo por el Licey, mientras que los Gigantes han anunciado a José Capellán.

Los rumores de que parte de los estelares de los Gigantes no tienen intención de uniformarse por el final en seis entradas del viernes le dan otro toque negativo a una final que ya acumula demasiados “en contra”.

El Licey prepara una fiesta en caso de una victoria, pero con todo lo que ha sucedido este año vale preguntarse si el triunfo será tan dulce como ellos hubieran querido.