Se quejan ante embajador Hertell
por trabas a jugos puertorriqueños

Se quejan ante embajador Hertell<BR>por trabas a jugos puertorriqueños

El presidente de la empresa puertorriqueña PanAmerican Grain, José González, se quejó a través del embajador de los Estados Unidos en el país, Hans Hertell, sobre supuestas trabas que se le estaría poniendo a esa empresa para exportar jugos a la República Dominicana.

González dijo que envió una carta al embajador Hertell a través de la cual le informa de que desde principios de año esa empresa tiene cuatro contenedores de jugos varados en el puerto de Haina, debido a se le exige que el producto incluya la licencia sanitaria en la etiqueta.

González indicó que se ha reunido con funcionarios de la Secretaría de Salud Pública y Asistencia Social y del Departamento de Control de Riesgos en Alimentos y Bebidas, y que éstos le han confesado que «son miles de productos importados que no tienen el número de registro».

«Esto está en total violación al acuerdo del DR-CAFTA, tratado que básicamente prometía transparencia, igual implementación en las leyes y prontitud en las entradas de aduana», señaló González.

Lamentó que durante la reciente visita del presidente dominicano, Leonel Fernández, a Puerto Rico hace dos semanas, no pudo conversar con él sobre el asunto, debido a que el mandatario llegó a la Isla con varias horas de retraso, por lo que apenas tuvo unos minutos para compartir en un aparte con comerciantes puertorriqueños. González hizo estos planteamientos en declaraciones que ofreció al periódico El Nuevo Día.

También el vice-presidente de PaAmerican Grain, Alberto Fernández, declaró que el retraso en desaduanizar los jugos representa un costo de US$40,000 para esa empresa.

Explicó que los jugos cuya desaduanización no ha permitido se han estado exportando a la República Dominicana desde hace cuatro años, y nunca antes habían enfrentado problemas con la aduana dominicana.

El empresario relató que, a principios de 2007, las autoridades le indicaron que, de acuerdo a una ley de la década del 1960, todo producto importado debe incluir la licencia sanitaria en la etiqueta.

«Yo no tengo problemas en cumplir con la ley, pero siempre y cuando sea de aplicación para todos, no al azar como han hecho con nosotros», expresó. Según Fernández, el 99% de los productos importados en la República Dominicana no cumplen con esa ley.

Agregó que la marca de los juegos retenidos es una de las pocas marcas de productos extranjeros que está registrada en la República Dominicana.