¿Se puede hablar de democracia en RD después del caso Moca?

¿Se puede hablar de democracia en RD después del caso Moca?

Pretender defender un prelado católico y calificarlo de “benefactor” de la democracia, resulta muy cuestionable, después de la barrabasada ocurrida hace unos días en la ciudad de Moca, donde agentes policiales colocaron cocaína al dirigente comunitario Juan Comprés con el fallido objetivo de incriminarlo y sacarlo de circulación.
Hace tiempo venimos proclamando que la democracia dominicana está vacacionando, y ese hecho confirma nuestra apreciación, ya que esos métodos fueron utilizados por el dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina durante su dictadura de 31 largos años; al igual que los usó el doctor Joaquín Balaguer en su dictadura de 1966 al 1978.
¿Se puede hablar de democracia en un país donde todas las instituciones son controladas por el Poder Ejecutivo?
¿Se puede hablar de democracia en un país donde el principio de separación de los poderes que consagra la Constitución de la República no existe?
¿Se puede hablar de democracia en un país donde se ha desnaturalizado la función de la Policía Nacional, que de decir ser un cuerpo para proteger bienes, propiedades y la ciudadanía, desde hace tiempo es sólo un cuerpo represivo en cuyo seno se incuban delincuentes de la peor ralea?
¿Se puede hablar de democracia en un país donde se permita que un funcionario que ocupa un cargo por seis o siete meses, al salir del mismo exhiba una fortuna que no puede explicar cómo la consiguió?
¿Se puede hablar de democracia en un país donde una parte paga los impuestos, pero existen irritantes privilegios a otros que evaden los impuestos que le corresponde pagar?
Al régimen que vivimos los dominicanos habrá que buscarle otro nombre, porque esto no es democracia.