Se extinguió fuego en Bao

Se extinguió fuego en Bao

POR MANASES SEPULVEDA
Las precipitaciones registradas el pasado fin de semana en la Cordillera Central terminaron de extinguir la parte incendiada que estaba controlada en el valle de Bao, por lo que los técnicos y brigadistas concentrados en ese lugar fueron enviados a la zona de Macutico, donde todavía subsiste el primer foco de incendios.

«Las brigadas y técnicos del valle de Bao están siendo retirados, porque el fuego fue extinguido por las lluvias», dijo Ellis Martínez, quien trabaja en la coordinación general de las operaciones contra incendios de la Secretaría de Medio Ambiente, junto a Gerónimo Abreu Vinicio Trinidad, José Herrera, Elizabeth Martínez, Ana María Almánzar, Kaira Almánzar, Tito Montero y Felimón Batista.

En tanto, Pedro García de la Oficina Nacional de Meteorología, confirmó ayer que se registraron lluvias significativas en el parque Armando Bermúdez, con precipitaciones de 19 milímetros, San Francisco de Macorís, Salcedo, Santiago, La Vega y Moca.

Sin embargo, García expresó que estas precipitaciones no aumentarán significativamente los caudales de los ríos, sino que serán de gran importancia para el combate de los incendios.

De su lado, Martínez dijo que en el valle del área de Bao había ayer ocho técnicos y 70 bomberos forestales.

Explicó que en esa zona llovió el domingo en la tarde y que para el día de ayer estaban esperando buenas noticias sobre más lluvias.

Señaló que de los incendios queda una parte de importancia en el área de Macutico, por lo que se están reconcentrando una parte en ese lugar, para sustituir brigadas que están desde hace varios día allí, a fin de que descansen.

«Hoy, (ayer) es posible que tengamos el ochenta por ciento del área controlada», dijo.

Manifestó que el principal problema son las pendientes abruptas y que hay sitios donde humanamente no es posible combatir los incendios.

Señaló que además del viento, los principales enemigos que tienen son la hojarasca y ramas muy secas, porque tenían mucho tiempo sin quemarse.

Dijo que según su experiencia, en la mayoría de los incendios ocurridos en años anteriores, llovía a los siete días, pero que ahora no ha sido así.

«La labor de las mujeres ha sido excelente en el combate directo y en la organización», dijo Martínez.