Sans Soucí quedará transformado

Sans Soucí quedará transformado

POR FIOR GIL
La reconstrucción y rehabilitación del puerto de Sans Soucí incluirá una marina deportiva, hoteles, centros comerciales, centros de convenciones, apartamentos y parques en 495,211.58 metros cuadrados, que incluye los 200,000 metros que ocupan la Marina de Guerra y la Escuela Naval.

Lisandro Macarrulla, presidente de la empresa Inversiones Turísticas Sans, dijo que además las operaciones de cruceros y los hoteles que se crearían en el complejo atraerán un millón de turistas anualmente para la ciudad de Santo Domingo. Actualmente el país recibe alrededor de 2.5 millones de visitantes.

La empresa, explicó, invertirá US$28 millones en los próximos tres años y el proyecto completo se estima que costará US$400 millones. Entre las obras previstas, dijo Macarrulla, está la revitalización  del río Ozama, que actualmente está seriamente afectado por la contaminación y la gran cantidad de desperdicios que se acumulan en su lecho.

Estimó que el complejo generará, cuando esté terminado, 20,000 empleos y, sumando las operaciones que consideró habrá en el lugar, se generarán impuestos por RD$4,000 anuales.

De no ser aprobada por el Congreso Nacional la venta de los terrenos, dijo Macarrulla, los inversionistas que desarrollan la revitalización y ampliación del puerto de Santo Domingo se verían obligados a desistir del proyecto, cuyos trabajos ya fueron iniciados.

Macarrulla indicó que el proyecto indicó que fue concebido el proyecto juntamente con un plan para desarrollar los terrenos que ocupan las oficinas de la Marina de Guerra, cuya adquisición fue negociada con el gobierno por US$39.4 millones.

Se trata de una porción de terreno en la margen oriental de río Ozama, bordeada por la avenida España, en Villa Duarte, cuyo contrato de venta fue sometido, para su aprobación, al Congreso la semana pasada por el presidente Leonel Fernández.

En estos terrenos, Inversiones Turísticos Sans Soucí, de capital dominicano, planea construir mil apartamentos en el área de 200,000 metros cuadrados que ocupada la Marina de Guerra, además un parque junto a la avenida España, hoteles y centros de convenciones.

Macarrulla, durante un almuerzo con directores de medios, productores de radio y televisión y ejecutivos del área periodística de los diferentes medios, dijo que “si no se venden los terrenos en donde está  ubicada la Marina de Guerra, no hay ni puerto ni marina deportiva, porque se trata de un proyecto integral».

Explicó que el negocio de la empresa es la parte inmobiliaria, pues «lo otro son costos nada más».

El presidente de Inversiones Turísticas Sans Soucí, quien estuvo acompañado del ingeniero Osvaldo Oller, uno de los inversionistas, dijo que confía en que los legisladores aprobarán la venta de los terrenos ya que se trata de un proyecto de gran magnitud que le va a generar al Estado ingresos por RD$4,000 millones anuales.

«Este proyecto, que es la intervención arquitectónica y urbanística más importante del área del Caribe, ya que ninguna ciudad de la zona ha tenido intervenciones de esta naturaleza, se ha dado por una serie de circunstancia que tiene la ciudad de Santo Domingo, entre éstas la zona colonial, que lamentablemente la tenemos subutilizada, subexplotada», dijo.

Esta reforma urbanística, dijo, le dará la oportunidad a Santo Domingo de recibir un millón de turistas por año, lo que estima es un bien que no debe negársele al país.

Los terrenos de la Marina de Guerra, indicó, fueron comprados mediante un contrato firmado con el Estado, representado por el secretario de Obras Públicas, Freddy Pérez.

Dijo que la venta está pendiente de aprobación por el Congreso y que en el proceso de negociación se cumplió con lo establecido en las leyes.

Fueron tasadas las propiedades, dijo, por el Catastro Nacional y los negociadores del Estado lograron duplicar el precio que se negociaba originalmente.

Explicó que en general esos terrenos no son todos de propiedad del Estado Dominicano porque hay una particularidad de que una parte es propiedad de particulares, porque aunque fueron declarados de utilidad pública el Estado no los pagó.

Explicó que los propietarios se preocuparon por mantener sus títulos «y entonces estamos en un proceso de  negociación con esos propietarios”.

En junio pasado el presidente Leonel Fernández dio el picazo simbólico para el inicio de los trabajos de la primera etapa.

Macarrulla dijo que esta reforma urbanística además permitirá la transformación y diversificación de la actividad turística a través de la creación de infraestructuras, ofertas confiables de servicios y la creación de una buena imagen para el mercado turístico de cruceros.