Sánchez y Peynado

Sánchez y Peynado

MIGUEL RAMON BONA RIVERA
gmUn día como hoy, el 9 de marzo de 1817, nació en esta ciudad de Santo Domingo el prócer Francisco del Rosario Sánchez. Celebramos hoy el 188 aniversario de su nacimiento. De los tres padres de la patria, Sánchez es quien muere más joven. Apenas contaba cuarenta y cuatro años de edad cuando cae fusilado en San Juan de la Maguana la fatídica tarde del 4 de julio de 1861. Su existencia, al igual que la de su amados compañeros, Duarte y Mella, estuvo siempre signada por la vicisitud.

En agosto de 1844, apenas seis meses después de proclamada la República, Duarte, Sánchez, Mella, Piña, Juan Isidro Pérez y otros tienen que salir al destierro.

En noviembre de 1848 Sánchez regresa al país tras la amnistía decretada por el presidente Jiménez, quien le nombra Comandante de Armas de la ciudad de Santo Domingo; allí conoce Sánchez al joven sub-oficial Jacinto Peynado Tejón, quien a pesar de solo tener diecinueve años de edad, goza ya del aprecio de sus superiores por su buena disposición para el servicio militar.

En octubre de 1856 Buenaventura Báez asume por segunda vez la presidencia de la República y nombra a Sánchez como gobernador de la ciudad de Santo Domingo y Comandante de Armas. Sánchez asciende a capitán a Jacinto Peynado y le nombra en su Estado Mayor.

El 11 de enero de 1857 el general Pedro Santana es desterrado del país. De la Comandancia de Armas baja al muelle acompañado del ministro de la guerra Juan E. Aybar y del general Francisco del Rosario Sánchez. Va fuertemente custodiado por el capitán Jacinto Peynado y otros oficiales. Este hecho marcará la permanente enemistad entre Santana y Peynado.

Tras el ascenso de Santana otra vez al poder, Sánchez y sus seguidores salen de nuevo al exilio.

El 18 de marzo de 1861 se produce el acto de anexión de la República a la corona española.

Sánchez, que se haya exiliado en Curazao, organiza de inmediato una invasión. Le acompañan sus más cercanos colaboradores: el teniente coronel Jacinto Peynado, Juan Erazo, Félix Mariano Lluveres, Benigno del Castillo y otros más.

El 1ro. de junio penetran a territorio dominicano provenientes de Haití. Sánchez y Pedro Alejandrino Pina, al mando de una columna ocupan el poblado de El Cercado. El general José María Cabral y el teniente coronel Jacinto Peynado ocupan Las Matas de Farfán.

Entonces la cancillería española presiona fuertemente al gobierno haitiano para que impida la llegada de ayuda y suministros a los expedicionarios. Rota la logística, no tienen más remedio que optar por la retirada hacia Haití, ante el inminente empuje de las tropas españolas y el general Santana que ya se encuentra en camino de San Juan de la Maguana. Cabral y Peynado, con su columna, logran atravesar la frontera, pero el prócer Francisco del Rosario Sánchez es herido en una pierna en la ruta de Hondo Valle, y es hecho prisionero junto con otros más. Pedro Alejandrino Pina recibe contusiones diversas, pero es rescatado en las ancas del caballo de Timoteo Ogando, logrando cruzar la frontera.

El 4 de julio de 1861, a las cuatro de la tarde, Sánchez y sus compañeros de infortunio son fusilados en San Juan de la Maguana.

Durante dos años Jacinto Peynado vivirá desterrado en Curazao.

El 16 de agosto de 1863 estalla en Capotillo la guerra de la Restauración.

Juan Pablo Duarte, desde Venezuela, dirige los trabajos del exilio dominicano en apoyo a la guerra. Duarte nombra al coronel Francisco Saviñón (casado con Agueda Bona, la hermana menor de Concepción Bona), como representante del gobierno restaurador en Curazao y demás Antillas Menores. El coronel Saviñón nombra a su vez a Jacinto Peynado como su asistente.

Ya en el suelo patrio, el gobierno restaurador de Santiago nombra al coronel Jacinto Peynado como adjunto a la Gobernación de La Vega, y luego como adjunto a la Gobernación de Santiago. Jacinto Peynado ingresa al partido de Luperón y es ascendido a general de brigada.

Duarte lucha contra el gobierno de los seis años de Buenaventura Báez, de 1868 a 1874. Peynado es perseguido políticamente junto con Luperón, al oponerse al proyecto de anexión a Estados Unidos que se urde en el gobierno de Báez.

Finalmente, el general Jacinto Peynado Tejón culmina su brillante carrera militar al ser nombrado Ministro de Guerra y Marina en el gobierno civilista de Ulises Francisco Espaillat, el 14 de agosto de 1876.

El general Jacinto Peynado Tejón fue el bisabuelo paterno del licenciado Jacinto Bienvenido Peynado Garrigosa, destacado político y empresario, senador del Distrito Nacional y Vicepresidente de la República.

Jacinto nació también un día como hoy, el 9 de marzo de 1941. Su muerte a destiempo ocurrida el 8 de agosto del año pasado enluteció a todo el país, sin distingos sociales ni políticos.

Sean estas líneas en su memoria, al cumplirse el séptimo mes de su sentida desaparición.