Salud Interior
La soledad; entiéndela

<STRONG>Salud Interior<BR></STRONG>La soledad; entiéndela

La definición más simple de soledad, es carencia de compañía. y está asociada al desamor, a la tristeza y a la negatividad, por supuesto, esta definición obvia  los beneficios de la soledad deseada. Para muchos sicólogos es un mal de estos tiempos, y algunos le confieren características especiales: “es el resultado de relaciones sociales deficientes”.

“Es una condición sujetiva ya que uno puede estar solo sin sentirse solo y estar en grupo y sentirse solo”  También se ha dicho que es “desagradable porque genera angustia”. García Márquez la presentó a través de una  familia predestinada a vivir en soledad, condenada a vivir Cien Anos de Soledad, por lo que no podían amar, tal vez diciéndonos que vivimos y morimos solos.  Pero como seres sociales no podemos crear deficiencias en nuestras relaciones que nos lleven a la soledad, ya sea esta social o emocional.

La ausencia de una relación intensa nos apaga, la relación con otra persona nos da satisfacción y seguridad, por lo que buscar emociones nos hace inteligentes y felices, por ello, se hace necesario que desarrollemos nuestra capacidad de manifestar nuestros sentimientos y dar nuestras opiniones, evitando así el quedar solos y  sin entusiasmo.

Buscar compañía sin sentir temor debe ser nuestro norte. Somos seres sociales que necesitamos de los demás para crecer y sentirnos plenos, para afianzar nuestra autoestima y poder dar y sentir afecto. Receta rápida para vencerla: reconocer la soledad, conocernos bien, dejar de lado la timidez, dejar de sentirnos victimas, no encerrarnos a nosotros mismos, hablar con confianza con los demás.  No es fácil, pero peor es estar solos. No pienses más, alguien te espera. Para entregar, el alma entera, se encontrarán por el camino, Y se amarán, se amarán, se amarán.
José José.