Salida Musharraf lleva caos Pakistán

Salida Musharraf lleva caos Pakistán

ISLAMABAD. AP. Los líderes de la coalición gobernante de Pakistán se reunieron ayer para discutir quién deberá relevar a Pervez Musharraf como presidente, mientras una bomba fuera de un hospital y enfrentamientos con milicianos mataron a decenas de personas, subrayando los desafíos que enfrenta el país.

 Un atacante suicida detonó una carga explosiva el martes frente a la puerta de emergencias de un hospital apiñado con dolientes musulmanes chiítas en el volátil noroeste de Pakistán, matando por lo menos a 23 personas e hiriendo a 35, dijeron policías y otras autoridades.  El motivo del ataque en Dera Ismail Kan parecía ser sectario, con los chiítas como blanco evidente, afirmó Mohsin Shah, un alto funcionario distrital. 

En el lugar había sangre, vidrios rotos, zapatos y partes humanas, mientras los dolientes se golpeaban el pecho y levantaban los cuerpos. El jefe de la policía local, Nasir Mahmud, dijo  que la explosión dejó 23 muertos e 35 heridos. 

Musharraf renunció el lunes ante las amenazas de un juicio político, ahora repleto de sus enemigos políticos. Se creía que el ex gobernante, un viejo aliado estadounidense, estaba en su residencia firmemente resguardada en las afueras de la capital, Islamabad. En la agenda de la reunión de la coalición gobernante también estaba el futuro de Musharraf.