Rusia protesta por extradición científico ruso

Rusia protesta por extradición científico ruso

GINEBRA (AFP).- Suiza decidió este lunes extraditar a Estados Unidos al ex ministro ruso de Energía Atómica Evgueni Adamov, atrayéndose así las protestas de Moscú, que acusó a Berna de haberse inspirado en «motivos políticos» para un fallo «contrario a los hechos jurídicos y objetivos».

   La Oficina Federal (ministerio suizo) de Justicia dio de esta forma prioridad a la demanda de extradición estadounidense sobre otra petición de extradición rusa contra el ex ministro, de 66 años, encarcelado en Suiza desde mayo pasado.

   Ahora Adamov, quien ya había declarado su deseo de ser extraditado a su país, dispone de 30 días para recurrir esta decisión ante el Tribunal Federal, la más alta instancia judicial helvética. Este podría pronunciarse al respecto en un plazo de unos tres meses.

   La decisión suiza suscitó una dura protesta por parte del ministerio ruso de Relaciones Exteriores que, en un comunicado, estimó que «la Oficina Federal de Justicia tomó una decisión contraria a los hechos jurídicos y objetivos».

   «El ministerio esperaba que (los suizos) tomasen una decisión jurídica y no política. Desgraciadamente, no ha sido el caso», deploró Moscú.

   Adamov, ministro de Energía Atómica de 1998 a 2001, fue detenido en mayo de 2005 en Berna a petición de Estados Unidos, que le acusa de haber desviado más de nueve millones de dólares pagados por Washington a Moscú para mejorar la seguridad nuclear rusa.

   Posteriormente, el ex ministro bajo la presidencia de Boris Yeltsin también fue objeto de otra demanda de extradición por parte de Rusia por presunta estafa.

   El director adjunto de la Oficina Federal suiza de Justicia, Rudolf Wyss, respondió a las críticas rusas y precisó que la decisión de Berna «no es política sino jurídica, basada en los tratados existentes, en nuestras leyes y en la jurisprudencia del Tribunal federal».

   Wyss explicó que Rusia, al igual que Suiza, no extradita a sus ciudadanos, por lo que Adamov no hubiera podido ser enviado a Estados Unidos tras un eventual juicio en Rusia.

   Si la justicia estadounidense reconoce culpable al ex ministro, éste podría ser condenado a 60 años de cárcel y al pago de una multa de 1,7 millones de dólares.

   Asimismo, Adamov podría ser también enviado a Rusia, posibilidad que, como señaló Wyss, Washington ya ha aceptado.

   Según el diputado Mijail Grichankov, miembro de la comisión de seguridad de la Duma (la cámara baja del parlamento ruso), Adamov conoce secretos de Estado, «razón por la cual es necesario hacer todo lo posible para que vuelva a Rusia».

   «Los estadounidenses obtendrán todas las informaciones sobre las negociaciones nucleares ruso-iraníes», se lamentó por su parte el diputado ultranacionalista Vladimir Jirinovski, vicepresidente de la Duma.