Rivalidad entre dos hermanos

Rivalidad entre dos hermanos

POR FRANK PEÑA
Nueva York.-
No puedo imaginar un combate por la Corona de los pesos pesados entre los hermanos rusos Dr. Vitali Klitschko y Wladimir Klitschko. Y creo que ningún promotor habrá pensado en tal desatino o locura.

Como en el boxeo la persona logra el triunfo dándole una paliza al contrario, sería un insulto a la humanidad ver a Vitali y a Wladimir desfigurándose el rostro a puñetazos.

Varias veces las hermanas de piel oscura Venus y Serena Williams han tenido que enfrentarse en el partido final de torneos como el US Open o Wimbledon. En cada contienda de las Williams por un título, las caras de las hermanas manifiestan tensión y tristeza, y los padres más que irradiar alegría aparentan transitar por un sendero cubierto de espinas, y cuando termina la competencia la sonrisa de la tenista ganadora luce forzada o fingida.

Pedro Martínez llegó a las Mayores en 1992 con el equipo Dodgers, franquicia dónde su hermano Ramón era el pitcher número uno de la rotación, pues había ganado 20 partidos en 1990 (uno con 18 ponches) y 17 en 1991.

En 1992, Pedro tuvo récord de cero ganado y uno perdido, y sólo participó en 2 partidos.

En 1993, el primer año regular, Pedro tendría una brillante actuación como relevista; inició 2 encuentros y relevó en 63 partidos, muchas veces a favor de su hermano Ramón.

Cuando Pedro relevó el primer partido detrás de Ramón, era la primera vez en 18 años que dos hermanos lanzaban en el mismo equipo y el mismo partido; Rick y Mickey Mahler habían hecho lo mismo en 1979.

Pienso que Ramón -aunque era el abridor- no tuvo en 1993 una actuación de mejor calidad que la de Pedro, en su papel de taponero.

En 1993, los números de Ramón fueron 10 ganados, 12 perdidos, 211 entradas, 104 bases por bolas, 127 ponches, y 3.44 de efectividad. Y Pedro alcanzó las marcas siguientes: 10 ganados, 5 perdidos, 107 entradas, 57 bases por bolas, 119 ponches, y 2.61 de efectividad.

Terminada la temporada de 1993, los Dodgers hicieron uno de los peores cambios de las Grandes Ligas. Lasorda, para recibir el segunda base Delino DeShields, envió a Pedro a Montreal.

De 1994 a 1996 el dirigente de los Expos Felipe Alou entregó el papel de abridor a Pedro, y con los Dodgers -durante esos mismos tres años- su hermano Ramón llegó a la cima de su carrera ganando 12, 17 y 15 partidos, y tirando un juego sin hits en 1995.

El 29 de agosto de 1996 los Dodgers visitaron el Estadio Olímpico de Montreal, con una asistencia de 16,551 fanáticos, para jugar un partido con los Expos. Para ese partido estaban señalados los hermanos dominicanos Ramón y Pedro Martínez como pitchers abridores.

Sin embargo, a ninguno de los dos mánagers se les ocurrió alterar la rotación.

Por un asunto trivial y vulgar, por un chisme, en el 2003 Joe Torre sacó de rotación a Roger Clemens para que no enfrentara al receptor de los Mets Mike Piazza en Shea Stadium. Nunca he visto u oído un partido lanzado por dos pitchers hermanos y abridores; pero, supongo que un encuentro con esa característica no puede ser normal. El mánager Tony La Russa expresó en el 2002 con relación a éso lo siguiente: “Yo no puedo disfrutar un partido en el cual un hermano humilla al otro”.

Yo sospecho que un duelo entre lanzadores hermanos tiene que ser una tragedia para las profundidades del alma, aunque en la superficie aparezcan miles de sonrisas.

Antes, durante y después del duelo entre Pedro y Ramón en 1996, me hubiese gustado saber las respuestas a estas inquietudes:

1- ¿Por cuál de los dos hijos se inclinaron el padre y la madre, los demás hermanos, los abuelos y los tíos, los padrinos, los amigos íntimos, las novias y los primos?

2- ¿Ambos lanzadores se hablaron o se llamaron por teléfono antes del partido?

3- ¿El día anterior o en la misma fecha del partido, Pedro y Ramón vieron juntos una película, o se sentaron a escuchar merengue o bachata?

4- ¿Ramón, como visitante en Montreal, fue a la casa de Pedro para comer juntos?

5- ¿Fueron los dos hermanos al estadio en un mismo vehículo?

6- ¿Disfrutó Ramón el triunfo de ese día más que cada una de las victorias del pasado?

7- ¿Perder el encuentro ante su hermano, fue la derrota más amarga para Pedro en sus primeros 5 años de carrera?

Pedro Martínez, por lanzar adentro, tenía para 1996 el bien ganado apodo de “headhunter” o cazador de cabeza; en 1994 él tuvo 23 aperturas y fue expulsado 12 veces de un partido.

Entonces yo me pregunto, ¿en el duelo de 1996 estaría en disposición Pedro -por sí mismo o por mandato del dirigente Felipe Alou- de darle un pelotazo a su hermano Ramón?

La lógica indica que la respuesta a la anterior interrogante es negativa, y pienso que un mánager jamás, al menos que esté loco, ordenaría a un lanzador golpear a su hermano.

El enfrentamiento de 1996 -que era el partido número 132 de la temporada- resultó un duelo de gigantes, pues Ramón y los Dodgers derrotaron a Pedro y a los Expos con marcador de 2-1 carreras.

Ramón lanzó 8 entradas, le conectaron 3 hits, permitió una carrera, otorgó 5 bases por bolas y ponchó 7 bateadores. Todd Worrell, quien salvó 44 partidos en 1996, relevó la novena entrada y se acreditó juego salvado.

Pedro trabajó los 9 episodios del partido, permitió 6 hits, otorgó una base por bola y ponchó 12 bateadores. Pero, en la cuarta entrada Mike Piazza y el primera base Eric Karros produjeron 2 carreras con 2 jonrones consecutivos. ¡Cosas de la vida!

Los hermanos Martínez volverían a ser compañeros de equipo 3 años más tarde, cuando los Medias Rojas de Boston firmaron a Ramón en 1999.

En la historia de las Mayores sólo 7 parejas de hermanos -en calidad de abridores- se han enfrentado, y han hecho esa proeza en 20 ocasiones.

En ese grupo de 7, que es lo mismo que decir 14 lanzadores, hay dos peloteros del Salón de la Fama y dos que con seguridad ingresarán al Templo de Cooperstown. Además, tres de esos pitchers tienen 3000 ponches y 300 victorias, y hay un dominicano que pronto será parte del club de los 3000 ponches. Jesse y Virgil Barnes, quienes tuvieron 5 encuentros como rivales, fue el primer dúo de hermanos que se enfrentó en calidad de abridores (*) de un partido, el 3 de mayo de 1927.

Phil y Joe Niekro protagonizaron 9 duelos de hermanos, y su primera confrontación ocurrió el 4 de julio de 1967.

Gaylord Perry, como miembro de los Indios de Cleveland, luchó desde el montículo contra su hermano Jim en una sola oportunidad, el 3 de julio de 1973.

Pat y Tom Underwood, un dúo de hermanos lanzadores de bajo perfil, lucharon uno contra el otro el 31 de mayo de 1979.

Greg Maddux y su hermano Mike se vieron la cara desde cuevas enemigas en dos ocasiones; el primer encuentro fue un pleito entre dos pitchers rookie o en su año de novato, 1986.

Ramón y Pedro Martínez es la sexta pareja, y su único careo fue el de 1996.

Los hermanos Andy y Alan Benes es el séptimo y el último dúo de hermanos; se enfrentaron en un partido de las Ligas Menores el 3 de julio del 2002, y el 2 de septiembre del mismo año volvieron a confrontarse en las Grandes Ligas.

(*) En realidad, Jesse Barnes entró como relevista y lanzó en 7 entradas.

frankpena1948@aol.com