Riad espera apoyo contra red de Al Qaida

Riad espera apoyo contra red de Al Qaida

RIAD (EFE).- Arabia Saudí espera obtener apoyo mundial contra las células de la red Al Qaida, que actúan en ese rico reino petrolero, durante la conferencia internacional antiterrorista inaugurada ayer en Riad, la primera de este tipo en el país árabe.

Con esta reunión, a la que asisten expertos en seguridad de más de 50 países, el reino wahabí también intenta enviar un mensaje al mundo en el sentido de que «no ahorra ningún esfuerzo» en el combate del terror, en contra de acusaciones en EEUU de que Riad no hace lo suficiente en este ámbito, según dijeron a EFE fuentes diplomáticas.

«Queremos beneficiar de las experiencias de otros países, y la presencia de este número de delegados en la conferencia muestra que ha llegado la hora para intensificar la cooperación internacional contra el terrorismo», dijo el ministro saudí de Exteriores, príncipe Saud al Faisal.

«El Reino de Arabia Saudí lleva a cabo una guerra contra el terrorismo que intenta eliminar en cooperación con los demás países» del mundo, añadió el príncipe en una conferencia de prensa al margen de la reunión, que durará cuatro días.

Al Faisal rechazó las acusaciones en Estados Unidos contra su país, e insistió: «nadie puede alegar que el reino no asume sus responsabilidades en el combate del terrorismo y la violencia».

Arabia Saudí es la cuna del Islam y tierra natal del líder de la red Al Qaida, Osama Bin Laden, y es el país de donde procedieron 15 de los 19 autores de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en EEUU.

Desde mayo del 2003, las fuerzas de seguridad saudíes están involucradas en una campaña contra supuestas «células» de Al Qaida que el año pasado llevaron numerosos ataques en el reino, que dejaron decenas de muertos, incluidos varios extranjeros.

El heredero saudí, príncipe Abdala Bin Abdelaziz, pidió hoy en la conferencia una «estrategia global» contra el terrorismo, objetivo para el cual instó a la creación de un centro internacional que dirija la lucha y cuya principal misión sea «el intercambio inmediato de informaciones».

También vinculó el blanqueo de dinero, el tráfico de drogas y el contrabando de armas al terrorismo internacional, mientras reiteró que el Islám rechaza la violencia y aboga por la paz entre las diferentes civilizaciones.

Según el titular de Exteriores saudí, los participantes en la conferencia, a la que asisten también delegaciones de organizaciones como la ONU, la Interpol y la Liga Arabe, acordaron hoy la formación de cuatro grupos de trabajo.

Estos equipos estudiarán cuatro asuntos principales; «El pensamiento terrorista»; «su relación con el crimen organizado»; «Las organizaciones del terror y los medios de eliminarlas» y «Las experiencias de algunos países en el combate del terrorismo», explicó.

La conferencia, que coincide con una «campaña nacional» contra el terror en el reino wahabí, se desarrolla en medio de estrictas medidas de seguridad en todo el país, especialmente en la capital, para proteger a las delegaciones participantes.

Efectivos de las fuerzas de elite están desplegados en varios lugares vitales de Riad, particularmente cerca del hotel Mariott, donde se celebra la reunión, seguida por centenares de periodistas extranjeros, así como en el barrio donde se encuentran las Embajadas, áreas también sobrevoladas por helicópteros de la Policía.

Entre los países invitados figuran EEUU, Reino Unido, Francia, España, Alemania y Rusia, además de numerosos Estados árabes (incluidos Egipto, Yemen, Argelia, Marruecos, Siria y Jordania), y 14 asiáticos, entre ellos Japón, la India, Indonesia, Pakistán, Sri Lanka, Irán y Filipinas.