Rescate de Ingrid Betancourt fue un duro golpe contra las FARC

<P>Rescate de Ingrid Betancourt fue un duro golpe contra las FARC</P>

BOGOTA. AFP. La incruenta operación ‘Jaque’ que le arrebató a las FARC 15 rehenes, entre ellos los 4 más preciados, y la muerte del comandante Raúl Reyes en Ecuador, en un ataque del Ejército colombiano, se constituyeron en los más duros golpes recibidos por el grupo rebelde, en 2008.

El rescate de la colombo-francesa Ingrid Betancourt y de los estadounidenses Thomas Howes, Marc Gonsalves y Keith Stansell, junto con once militares y policías colombianos, hizo que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) salieran de la agenda internacional, señalaron analistas consultados por la AFP.

Los secuestros de Betancourt en 2002, y un año después el de los estadounidenses, permitieron que las FARC lograran atraer la atención de Francia y de Estados Unidos, y más allá, de la Unión Europea (UE), que hasta entonces no incluían el conflicto colombiano en su agenda inmediata. Esos cuatro rehenes fueron capitalizados por el grupo insurgente como un arma política con la que buscaron sacudirse el rótulo de organización terrorista endilgada por la UE y Washington, y asimismo lograr la liberación de 500 de sus hombres presos mediante un intercambio humanitario.

Pero el ejército, en una cinematográfica operación precedida por una paciente labor de inteligencia y de infiltración de al menos 6 meses del grupo, que mantenía en su poder a los 15 rehenes, logró despojar a la principal guerrilla colombiana de su preciado botín. Incluso, con el tema del intercambio, las FARC habían logrado que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, entrara en la escena como mediador del canje, en una gestión que si bien al comienzo fue aceptada por el mandatario colombiano Alvaro Uribe, terminó en una crisis diplomática bilateral. Con la aprobación de Uribe y sin el conocimiento de los familiares de los rehenes, el 2 de julio, en una maniobra engañosa, un helicóptero que simulaba trasladar a una misión humanitaria llegó hasta las selvas del suroeste del país y recuperó a los 15 rehenes.

La operación contó con el apoyo de un avión plataforma de Estados Unidos. Con el rescate de ese grupo, y la liberación unilateral que hicieron a principios de año de otros seis secuestrados buscando fortalecer el papel mediador de Chávez, solamente quedaron en poder de las FARC como prenda de canje dos políticos y 26 uniformados. El golpe militar sumado a la muerte de Reyes, número dos de las FARC y su vocero internacional, cuando se encontraba en un campamento en territorio ecuatoriano, el 1 de marzo, llevaron al grupo rebelde a una de sus más profundas crisis en sus 44 años de historia.

Tras la operación ‘Jaque’, el tema del canje humanitario a nivel nacional e internacional perdió importancia -salvo por los llamados de los ex rehenes para su realización- opinaron analistas a la AFP. «Languideció el interés por los secuestrados nacional e internacionalmente porque ya no hay figuras del peso y reconocimiento como Ingrid y los norteamericanos», dijo León Valencia, director de la Fundación Nuevo Arco Iris, que realiza análisis sobre el conflicto armado del país. Para el experto en resolución de conflictos, Carlos José Herrera, «la operación ‘Jaque’ no se repetirá y por ello no queda otra vía que el intercambio», al que Uribe se opone bajo las condiciones de las FARC.

Los dos analistas coincidieron en que el operativo constituyó un rotundo triunfo en la política de lucha contra las FARC de Uribe y el más duro golpe recibido hasta ahora por esa guerrilla. «Es la derrota más emblemática militar y política», conceptuó Valencia, en tanto que Herrera estimó que «es una muestra clara de la debilidad organizativa y penetrabilidad en que se encuentran las FARC». Aunque los analistas destacaron que la muerte de Reyes también causó daño a las FARC, concordaron en señalar que no tuvo gran repercusión militar ni moral al interior de esa guerrilla.

Las frases

León Valencia

Languideció el interés por los secuestrados nacional e internacionalmente porque ya no hay figuras del peso y reconocimiento como Ingrid y los norteamericanos.

Carlos José Herrera

La operación ‘Jaque’ no se repetirá y por ello no queda otra vía que el intercambio de rehenes por rebeldes de FARC.