Resalta valor TLC para Latinoamérica

Resalta valor TLC para Latinoamérica

LIMA (AFP).- Estados Unidos ratificó que acuerdos de libre comercio con América Latina, democracia, guerra al terrorismo y al tráfico de drogas son las patas de la mesa sobre la que descansa su relación con la región, según el secretario de Estado adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental, Roger Noriega.

   Los objetivos de Washington fueron expuestos por el funcionario americano durante una conferencia en la cancillería peruana, donde destacó el «apoyo de nuestro socio (en la región)»: el presidente Alejandro Toledo.

   Noriega enfatizó el reconocimiento de EEUU a Perú por su apoyo en la lucha global contra el terrorismo.

   Abogó por la integración económica del hemisferio mediante un Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) integral, herramienta «esencial» para alcanzar «la prosperidad de la región y garantizar la seguridad en el largo plazo».

   «La experiencia de Estados Unidos, Canadá y México con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte nos demuestra que la integración económica basada en los principios del libre mercado beneficia a todas las partes participantes en este tipo de acuerdos», señaló Noriega.

   «Confiamos en que pronto entren en vigencia los acuerdos con unos 14 países de América Latina», acotó al repasar el TLC con Chile, con América Central -al que pronto se incorporarían República Dominicana y Panamá.

   A ello se suman, añadió, las negociaciones en curso del TLC con los países andinos (Ecuador, Colombia y Perú), que «confiamos poder culminar a principios del próximo año».

   El responsable americano aseguró que «los acuerdos de libre comercio no son simples acuerdos comerciales: Ayudan a las naciones a aprovechar sus recursos internos, a atraer inversión extranjera y a ampliar oportunidades económicas».

   Reconoció que para «mantenerse en el camino de la democracia la población debe ver mejoras reales en su vida cotidiana».

   «Uno de los mayores desafíos que enfrentan las democracias de las Américas es garantizar que sus ciudadanos no pierdan la fe en el futuro», dijo para luego reiterar el apoyo de EEUU a los países del hemisferio a apostar por la democracia y descartar dictaduras.

   Para evitar la inestabilidad democrática, Noriega instó a la región a «incorporar a los procesos políticos a la población tradicionalmente marginada como las mujeres y especialmente las comunidades indígenas que representan una población de 40 millones de personas en los diversos países de América».

   «Las comunidades indígenas del hemisferio deben sentir que va en su propio interés participar en los esfuerzos por institucionalizar la democracia y liberalizar el mercado», acotó.

   Recordó que la última década su país contribuyó con 12.000 millones de dólares en América Latina para programas de desarrollo.

   «Nuestros programas promueven la democracia, el respeto a derechos humanos, la lucha contra la pobreza y la búsqueda de la prosperidad. Financiamos alternativas económicas lícitas a la producción ilegal de coca mediante acciones que faciliten el acceso a los mercados y un manejo sostenible del medioambiente», resaltó.

   El secretario adjunto americano visitó Lima como parte de una gira andina, con el fin de insistir que Perú acepte excluir a los ciudadanos norteamericanos de la jurisdicción de la Corte Penal Internacional.

   Noriega también entregó al gobierno peruano el viernes más de 20 millones de dólares incautados en bancos de Estados Unidos a dos procesados vinculados al procesado por corrupción ex jefe de los servicios secretos Vladmiro Montesinos.