REPORTAJE
Acciones altruistas
Un laborioso grupo de  trabajo con la comunidad

<P><STRONG>REPORTAJE<BR>Acciones altruistas<BR></STRONG><STRONG>Un laborioso grupo de  trabajo con la comunidad</STRONG></P>

Doña Miguelina Paniagua, 64 años, desempleada, estudiante de Teología, pasa varias horas del día frente a una computadora, haciendo sus tareas  en un confortable espacio. Se siente como en su casa porque comparte la experiencia con jóvenes y adultos de todas las edades.

“Me siento como en casa, sólo que allá no tengo la comodidad del internet y la energía eléctrica. Me tratan bien, todos son educados y cariñosos y nadie me molesta. Realmente me siento como si todos aquí somos familia”.

Ella es parte de una comunidad organizada que recibe  los servicios gratuitos del Centro Cultural y Fundación Mauricio Báez, ubicada en la Plaza Mauricio Báez, en el sector Villa Juana, donde las personas llegan por tres de las cuatro calles que circundan el edificio. No hay manera de perderse.

“Me siento muy, pero muy agradecida del desempeño y el entusiasmo en el trabajo que muestran estas personas que han levantado esta institución donde usted siempre es bienvenida”, comenta.

El Centro Cultural  Mauricio Báez y la Fundación del mismo nombre son hijos del Club Mauricio Báez, institución que cumplirá próximamente 50 años de fundada. Un grupo de personas se han esforzado para levantar y sostener con responsabilidad un espacio donde las personas reciben educación, salud, cultura, disciplina deportiva y recreación.

Ambas instituciones realizan una labor encomiable desde hace años, pero  surgen de manera formal  el primero de marzo del año 2011 como un medio de cultura y ayuda social al sector de Villa Juana y zonas aledañas.  Más de 450 personas, entre empleados y voluntarios, han hecho posible la realidad de un servicio social organizado, eficiente, del que todos se enorgullecen.

“Creo que hemos cumplido nuestro rol”, comenta Leo Corporán,  periodista. Él es parte integral de todo el engranaje del Club Mauricio Báez, el Centro Cultural y la Fundación del mismo nombre. Funge como presidente-fundador, pero participa de casi todas las actividades e iniciativas que se generan en la institución.

Además de Corporán, forma parte de la directiva Nelly Manuel Doñé, presidente; Thomás Polanco, vicepresidente; Gerardo Suero Correa, secretario, y Federico Lalane José, tesorero; Nelly Pozo, Eva Hiraldo, Saturnino Martínez, Rafael Pozo, Junior Brea y  César Heredia, vocales.

Todos muestran satisfacción del trabajo realizado. Más de 10,000 pacientes han recibido atención gratuita este año en medicina general, pediatría, obstetricia, ginecología, medicina interna, cardiología, dermatología, odontología y emergencia.

La población de estudiantes se crece. Actualmente más de 3,000  reciben docencia en las instalaciones de la Fundación Mauricio Báez.

Educación y Cultura

Más de 3,000 alumnos reciben docencia en una escuela matutina y vespertina  y un liceo vespertino y nocturno. Es el plato fuerte de la Fundación, que no discrimina.  Todos caben allí, siempre que se ajusten a las normas establecidas. Cuando salen de clases, pueden practicar deportes, ir a la biblioteca a leer o hacer sus tareas, o simplemente se quedan disfrutando de una buena charla.  La docencia tradicional se combina en el día a día con tareas formativas para la integración de los jóvenes en actividades sociales y comunitarias.

La Fundación tiene la responsabilidad, además, de inculcar a los jóvenes  la disciplina como norte, para que en el futuro, cuando se gradúen, sean hombres y mujeres de bien y se inserten en el proceso de desarrollo de nuestro país. Un equipo de educadores especializados en el área docente y con permanente actualización de sus niveles académicos se esmera cada día para alcanzar ese objetivo.

El Centro Cultural dispone de una formidable biblioteca, amplia y ambientalmente confortable, que ofrece a estudiantes, a la comunidad y a toda persona que lo requiera, los servicios de manera gratuita, tanto para la utilización de los diferentes libros y enciclopedias, así  como para el uso de computadoras con acceso permanente a Internet. El espacio de la biblioteca está dividido en áreas por edades: infantil, juvenil y para adultos. Eso posibilita un mayor aprovechamiento del cómodo espacio, donde los usuarios disponen de abundante material de consulta.

Todo está organizado. Los jóvenes de la comunidad y zonas circundantes conforman las diferentes áreas culturales que desarrolla el Centro Cultural, tales como las de danza y teatro, en las que tienen una participación activa y reciben entrenamiento sin ningún costo. También participan en las diferentes actividades que se desarrollan dentro de la plaza cultural.

En el plano recreativo, el Centro desarrolla durante el año actividades de corte recreativo-educativo. Una de las que más disfrutan los participantes es el campamento de verano, que este año concentró alrededor de 4,000 niños y jóvenes, en coordinación con el Club Dosa y con el proyecto “Aprendices con Don Bosco”.

Otras actividades recreativas son la participación del Centro Cultural en la presentación de producciones, como Cinamafórum y el Museo de la Resistencia. Esta institución, ubicada en la Ciudad Colonial de Santo Domingo, fortalece la enseñanza de la  memoria histórica del país, especialmente a la juventud, para que entiendan los hechos de horror y de barbarie ocurridos en el país en el pasado siglo XX. Se conservan testimonios de protagonistas y de familiares de víctimas, de quienes fueron perseguidos, encarcelados, torturados, desaparecidos y asesinados por  razones políticas.

 Las puertas del Centro Cultural y la  Fundación Mauricio Báez están abiertas para  quienes acudan allí en busca de servicios de salud, educación, cultura o recreación.

Salud

La Fundación Mauricio Báez dispone de un área de servicios médicos en la que se atienden casos de emergencias y se ofrecen consultas en diferentes especialidades médicas. Además, se realizan pruebas de laboratorio.

Los casos que requieren atenciones especializadas se remiten a instituciones con las que la Fundación tiene acuerdos, tales como los Centros de Diagnóstico y Medicina Avanzada y de Conferencias Médicas y Telemedicina  (Cedimat), Plaza de la Salud,  los hospitales Central de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, Doctor Ney Arias Lora,  Doctor Marcelino Vélez, en   Herrera, Salvador B. Gautier, Centro Médico Dominicano, Centro Médico Integral II, Maternidad La Altagracia, Fundación Fuentes & Romanos y Fundación Cruz Jiminián.  En estos centros de salud son recibidos pacientes referidos por el área médica para casos de partos, medicamentos, donaciones de sangre, cirugías en general, terapias, cuidados intensivos, consultas médicas especiales y tratamientos médicos.