Remodelarán cárceles SFM, Salcedo

<p>Remodelarán cárceles SFM, Salcedo</p>

POR TANIA HIDALGO
El procurador general de la República, Radhamés Jiménez Peña,  anunció que serán iniciados los trabajos de remodelación de las cárceles de Salcedo y San Francisco de Macorís, con parte del presupuesto que se había dispuesto para el centro de La Vega.

Para tales fines, dijo que pidió al equipo técnico del Departamento de Ingeniería y Arquitectura de la Procuraduría, que dirige la arquitecta Marisela Vargas, un levantamiento de las necesidades y precariedades de esas cárceles. 

Al realizar este fin de semana un recorrido por los centros penitenciarios, el magistrado Jiménez Peña expresó que a más tardar a finales de marzo se iniciarán los trabajos, luego de los estudios y diseños correspondientes.  Esas dos cárceles serán incorporadas al nuevo modelo penitenciario, precisó el máximo representante del Ministerio Público. “Contrario a lo que ha sucedido en otras localidades aquí es una exigencia (la remodelación de la cárcel) y nosotros vamos a cumplir. Esperamos que antes de finalizar este año, el centro se esté incorporado al nuevo modelo penitenciario”, señaló con relación a la cárcel de Salcedo.

Los fondos económicos que estaban dirigidos a la remodelación de la cárcel de La Vega servirán para completar el presupuesto a invertir en Salcedo y San Francisco.

El procurador agregó que el centro de Salcedo será el primero del nuevo modelo penitenciario con la modalidad de que los internos estarán integrados de manera excepcional a la productividad.

La remodelación de la Cárcel de La Vega, a un monto de RD$43 millones, fue suspendida luego de que un sector de esa ciudad se opusiera a los trabajos, tras sostener que la penitenciaria está en el centro de la ciudad. 

En los trabajos iniciados ya se habían acondicionado dos edificaciones, agotando parte del presupuesto, las que iban a permitir llevar dignidad a unos 500 reclusos, más de la mitad durmiendo hacinados en el piso.

La comunidad de La Vega que se opone a la remodelación de su cárcel, que data desde hace 53 años, ha pedido la construcción de una cárcel nueva en otro lugar, pero la Procuraduría no dispone de los más de RD$300 millones que se necesitan para esos fines.

A final de marzo la Procuraduría inaugurará nuevos pabellones de celdas y la remodelación de la edificación que servía para la fortaleza San Felipe, en Puerto Plata, que en lo adelante acogerá los talleres de ebanistería, elaboración de detergentes, panadería, pintura artística, costura, así como áreas médicas, psicológicas, comedores, área de visita infantil, entre otras.

RECLUSOS
Durante el recorrido, los reclusos valoraron la iniciativa de la Procuraduría General de la República. “El que entretiene su mente en el trabajo se está regenerando, además de servirle a algo que en verdad se necesita (butacas) para la Secretaría de Educación”, dijo uno de los reclusos de Salcedo.

Precisó que el sábado pasado hicieron entrega a la Secretaría de Educación de otras 100 butacas reparadas, fruto del trabajo de los internos. Recientemente habían reparado también 135 butacas.

Los internos (presos) disponen de los equipos y herramientas, como los moldes, para fabricar piezas de las butacas.

El magistrado Jiménez Peña dijo a los internos de la cárcel de Salcedo que ese trabajo no sólo contribuirá con su regeneración, sino también que es un aporte a la educación. Explicó que la educación es la clave fundamental para el desarrollo y el progreso de cualquier sociedad, por lo que les garantizó el apoyo de la Procuraduría en sus tareas.

El procurador estuvo acompañado en el recorrido por el director de Prisiones, general Juan Ramón de la Cruz Martínez, quien planteó la posibilidad de reproducir la experiencia de Salcedo en todos los centros penitenciarios del país, y de esa manera cubrir gran parte de la demanda de butacas en las escuelas.  Los reclusos inmersos en esas tareas pidieron que aun cuando sean puestos en libertad, se les permita participar en las labores. “Quiero demostrar a la sociedad de que yo puedo”, manifestó uno de ellos.

El nuevo modelo penitenciario está basado en la filosofía de respeto a la condición humana de las personas privadas de libertad, y descansa sobre tres pilares fundamentales; construcción de nuevas plantas físicas o adecuación de las mismas, talento humano y aplicación del nuevo sistema de gestión penitenciaria.