Recuerdan otras huelgas en UASD

Recuerdan otras huelgas en UASD

Por MARIEN ARISTY CAPITAN
El paro que efectúa desde el jueves pasado la Federación de Asociaciones de Profesores de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (FAPROUASD) en reclamo de un aumento salarial es el décimo sexto que tiene lugar en la academia en los últimos diez años.

De estos dieciséis paros por motivos económicos, hay diez que han afectado las labores docentes, mientras que los seis restantes sólo se dieron en las áreas administrativas.

Entre las diez huelgas que han afectado las clases hay siete que han sido conjuntas: las han convocado tanto FAPROUASD como la Asociación de Empleados Universitarios (ASODEMU), un gremio que en total se ha ido a huelga en doce ocasiones en los últimos diez años (seis solo y seis con los maestros).

Este último paro, que tiene carácter indefinido y es conjunto, es el segundo del año 2006: el primero se llevó a cabo los pasados 22 y 23 de marzo. Este es el tercero, por demás, que ha tenido que enfrentar el rector, Roberto Reyna, desde que fue elegido rector en febrero del año pasado. El primero paro que tuvo que enfrentar Reyna en el año 2005 fue el 28 y 29 de julio.

El 2004 fue un año tranquilo. Porfirio García, rector en aquel momento, no enfrentó ningún paro después de haber pasado un muy agitado año 2003, que inició con una modalidad poco conocida en la UASD: los paros parciales o escalonados por facultades.

El primer paro del año 2003 afectó a la escuela de idiomas e inició el  30 de enero en reclamo de que terminen los trabajos de reparación de la escuela. El paro fue indefinido y duró más de una semana.

El tres y cuatro de febrero fue ASODEMU la que convocó un paro de 48 horas. Luego vendrían los paros parciales y escalonados que hincaron  el 12 y 13  febrero y afectaron a las facultades de Ingeniería y  Humanidades, en la sede, y lo centros regionales del interior.

Estos paros, que debieron continuar en las demás facultades como un preludio de un paro de 48 horas que se llevaría a cabo los días 26 y 27 de febrero, fueron desactivados después que el rector de entonces, Porfirio García Fernández , suscribió un acuerdo con los dirigentes de FAPROUASD.

No fue hasta el 31 de octubre que hubo otro paro en demanda de un aumento salarial. Este paro fue de 48 horas y se reclamaba algo que jamás pudo cumplirse: un aumento de un 100%.

El año 2002 no fue menos agitado: el siete de febrero ASODEMU convocó a un paro por aumento salarial. En ese momento era Miguel Rosado el rector. A García, que García se estrenó como rector después de unas difíciles elecciones en el mes de febrero, le tocaron los demás paros de ese año.

El primero tuvo lugar el 9 y  el10 de marzo y fue convocado por ASODEMU por la cancelación de 300 empleados temporales. Estos empleados fueron cancelados por el mismo García para ahorrar recursos en la institución.

La peor huelga que le tocó a García inició el 5 de julio y terminó una semana después. ¿La causa? Los descuentos incorrectos que le hicieron a los profesores en los pagos del curso de verano.

Septiembre fue otro mes negro para García en el 2002: hubo dos paros de cuarenta y ocho horas los días 4 y 5 de septiembre y 27 y 28 de septiembre. Ambos fueron convocados por ASODEMU.

El 2001 no hubo protestas por aumento salarial. Con un país agobiado por los apagones y los paquetes fiscales del entonces presidente Hipólito Mejía, la UASD era escenario de protestas con matiz social y no hubo tiempo para pensar en los paros salariales.

En el 2000 sólo un incidente pero valió por muchos. Aunque no fue por aumento salarial, sí mediaron los recursos en esta protesta: el Consejo Universitario aumentó los créditos del verano de 15 a 40 pesos y, en consecuencia, los estudiantes se movilizaron.

La cosa llegó a un punto tal que los estudiantes ocuparon las áreas de la rectoría de el 16 de julio y duraron seis días allí. La docencia, sin embargo, no se reinició hasta el día 31, es decir, dos semanas después.

Pero esta no fue la única protesta de largo alcance con la que tuvo que lidiar Rosado, un rector que se enfrentó a todos los sectores de la universidad con tal de desarrabalizarla: del 24 de septiembre al 7 de agosto del año 1999 la UASD estuvo paralizada porque Rosado no cumplió con la promesa de pagarle el 50º% a los profesores que impartían la docencia en el verano.

En el año 1998 fue ASODEMU la responsable del único llamado a huelga, que fue hecho el 20 febrero de forma indefinida. La razón de esta convocatoria, que le correspondió enfrentar al rector Edylberto Cabral, era un aumento salarial de un 20%.

Pero fue en el año1997 que Cabral la pasó peor: el 28 de febrero llamaron a un paro que se extendió quince días: terminó el 14 de marzo, cuando el rector anunció que los profesores y empleados tendrían un aumento salarial de un 50%. Aunque ellos pedían un 70%, finalmente retomaron las clases.

El 1996 empezó bastante difícil. Esta vez fue a Roberto Santana a quien le tocó lidiar al toro: tuvo que ver la UASD paralizada desde el 3 al 10 de enero porque tanto FAPROUASD como ASODEMU entendían que no era justo que a esa fecha no les hubieron pagado la regalía pascual.