Recuerda obediencia jesuita

Recuerda obediencia jesuita

CIUDAD DEL VATICANO (AP) .- El papa Benedicto XVI recordó el sábado a los miembros de la orden religiosa jesuita su voto de obediencia al pontífice y les dijo que su tarea principal era entablar un diálogo con la cultura moderna.

Benedicto XVI formuló su comentario después de una misa en la Basílica de San Pedro en honor de los jesuitas, que están conmemorando varios aniversarios relativos al fundador de la orden, San Ignacio de Loyola, como también de otros miembros prominentes.  El Papa dijo a los prelados que Loyola fue un fiel servidor de la Iglesia.

«Y fue por este deseo de servir a la Iglesia de la manera más útil y eficiente que nació el voto de obediencia especial al Papa’’, agregó.

Los jesuitas son reconocidos por su rigor intelectual y por ser excelentes profesores, eruditos y científicos. Fundada en 1540, la Compañía de Jesús es la orden más numerosa en la Iglesia católica. En el 2004 tenía 20.170 miembros en el mundo.

Benedicto XVI dijo que debido a sus antecedentes, los jesuitas tenían una importante misión de entablar «un diálogo con la cultura moderna’’, que según dijo ha hecho grandes progresos en la ciencia pero que se veía enmarañada por el materialismo.

En ocasiones el Vaticano ha tenido relaciones tensas con los jesuitas.

En un incidente notorio, el papa Juan Pablo II designó un sustituto temporal para dirigir la orden después que el reverendo Pedro Arrupe sufrió un ataque de apoplejía en 1981, desestimando el elegido por Arrupe como su sucesor interino.

Arrupe, que murió en 1991, había instado a la Iglesia a buscar un mundo socialmente más justo sin perder su adhesión a la autoridad papal.

Pero durante su mandato algunos jesuitas, especialmente en Estados Unidos y Holanda, cuestionaron los pronunciamientos papales sobre el control de la natalidad, el celibato sacerdotal y la prohibición del ordenamiento de mujeres.

Hace poco, los jesuitas anunciaron que su superior general, el reverendo Peter-Hans Kolvenbach, se retirará en el 2008 y que la orden convocará a una reunión de representantes de todo el mundo para elegir su sucesor.