Recogerán y entregarán las pedigüeñas haitianas

Recogerán y entregarán las pedigüeñas haitianas

POR FERNANDO QUIROZ 
Las haitianas que piden limosnas con niños en brazos en las calles de esta capital serán recogidas y entregadas al consulado haitiano, anunció anoche el director de Migración Carlos Amarante Baret. «Vamos a ver cómo compartimos un poco de responsabilidad para que ellos también nos ayuden en esto con sus nacionales», dijo.

Amarante Baret informó que una labor de inteligencia durante tres semanas, apoyada por la Policía, arrojó que la mayoría de esas mujeres haitianas proceden de Los Alcarrizos y que no son manejadas por «mafias».

El director de Migración dijo que esos grupos se trasladan en guaguas del transporte público. Las autoridades, indicó, tienen fotografías y videos que muestran cómo esas mujeres se ponen ropa más deteriorada para pedir y cuando concluyen vuelve y se cambian para mejorar su apariencia.

Admitió que la presencia de haitianos es considerable no sólo en la construcción sino también en la agricultura y la venta informal o de buhoneros en cualquier punto del país. Dijo que algunos calculan que los haitianos son ya 10% de la población dominicana, unos 800,000, aunque no existen datos oficiales hasta que se realice el censo que acordaron las autoridades.

Hasta hace muy poco, dijo Amarante, el tráfico de haitianos indocumentados por la frontera fue una «fábrica» millonaria propiedad, sobre todo, de militares y civiles.

Expuso que como el Estado dominicano ha carecido de política migratoria, los gobiernos no se habían preocupado por la dirección de Migración, la que en cambio sirvió para enriquecer a personas a través del tráfico de personas y extorsión en la expedición de residencias a los extranjeros.

Informó que alrededor de US$270 millones en remesas le llegan a la economía haitiana desde la República Dominicana y le suple una parte importante de sus alimentos, como huevos y pollos.

«Para nosotros esto plantea un grave problema porque con tomar estas mujeres con estos niños, montarlos en una guagua y llevarlos de aquel lado de la frontera, podríamos estar violando convenios internacionales de protección a los derechos del niño. Tenemos que tomar esto con mucho cuidado», dijo.

Al momento, explicó, se han concentrado en recoger estos haitianos y llevarlos a los barrios desde donde parten. Cree que la situación presenta una mala imagen del país.

«Es un drama lo de estas mujeres con sus niños. La dirección de Migración las recoge y ellas vuelven, entonces vamos a discutir con el consulado haitiano porque esa es la única alternativa que nos están dejando para poder eliminar de nuestras calles el problema de estas pedigüeñas», planteó.

«La principal cuestión que tenemos, es precisamente, la gran presencia de haitianos en República Dominicana de forma indocumentada», manifestó.

El director de Migración dijo que las grandes potencias del mundo tienen que entender que el problema de Haití es responsabilidad de la comunidad internacional y que tienen que acudir en su auxilio para que se pueda convertir en un Estado.

Dijo que el trabajo del Ejército dominicano en los últimos meses ha sido muy activo y que ha cumplido con su rol, lo que ha contribuido considerablemente a controlar la migración por la frontera. Entiende que no se puede definir una política migratoria sino se tiene una política de control fronterizo.

En la frontera, dijo, también son detenidos cubanos y mexicanos indocumentados, sobre todo recientemente. La República Dominicana, señaló, no está en capacidad de garantizar los más de 300 kilómetros de largo que tiene la frontera.

Cree que hay que cambiar la imagen de abandono que ha tenido la frontera en los últimos 50 años, «como cuando se llega… en las películas, al viejo oeste». Insistió en que hay que dotar la frontera de los mejores servicios, personal y equipos. Esperan que el trabajo que organizan dé como resultado la especialización de una guardia migratoria fronteriza.

El presidente Leonel Fernández, expresó Amarante Baret, dispuso la elaboración de un informe sobre la situación de la frontera, para sobre esa base establecer las políticas migratorias, que recomiende el Consejo Nacional de Migración, que sesionó recientemente, en cumplimiento a la Ley 284. Atribuyó la facilidad con que los haitianos ingresan al país a la debilidad de las políticas migratorias que ha tenido el país en los últimos decenios.

CASO MAO

Decenas de haitianos que sentían su integridad física amenazada tras el asesinato de un menor de edad en Pueblo Nuevo, Mao, atribuido a un haitiano, buscaron protección en la fortaleza de allí y luego pidieron ser trasladados a Haití. Dijo que autorizó su repatriación luego de enviar a investigar la situación al encargado de Asuntos Haitianos de Migración.