Rechaza palabras de Fidel

Rechaza palabras de Fidel

SAN SALVADOR (AFP).- El presidente Antonio Saca aseguró este lunes que el calificativo de «supertítere» de Estados Unidos, que le atribuyó el presidente cubano, Fidel Castro, es «una ofensa» para el pueblo y el gobierno de El Salvador.

«Las declaraciones del presidente Castro, del dictador cubano Fidel Castro, son una ofensa para el pueblo de El Salvador, son una ofensa para el gobierno de El Salvador», declaró Saca en una improvisada rueda de prensa.

Castro afirmó el viernes en La Habana que el gobierno salvadoreño, que apoya con soldados a Estados Unidos en la guerra de Irak, es un «supertítere» de Washington, al tiempo que elogió al líder histórico y diputado del ex guerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN,izquierda) Schafik Handal.

Castro arremetió contra el gobierno de Saca al defender a Handal, quien el 21 de agosto en el programa «Aló presidente», que realizó el mandatario venezolano Hugo Chávez en Cuba, dijo que los salvadoreños irían a la guerra si Estados Unidos invade Venezuela.

«Debemos ir cientos y miles a combatir en Venezuela. El pueblo salvadoreño tiene entrenamiento, combatimos en una guerra y el imperio no nos pudo derrotar», señaló el dirigente del FMLN.

Esas declaraciones de Handal concentraron los más grandes espacios en los medios de comunicación salvadoreños, y políticos oficialistas arremetieron contra el dirigente del FMLN, al tiempo que sugirieron la creación de una comisión para que investigue «la presunta» tenencia de armas.

«¡Un Gobierno supertítere que tiene a los soldados salvadoreños en Irak! Qué le habrán hecho los iraquíes a los salvadoreños para que estén en esa guerra genocida, es una vergüenza, es un asco y más asco todavía que a un supuesto presidente Saca lo mantienen así colgado (como títere)», aseguró Castro.

El mandatario cubano agregó que en El Salvador «hay grandes traficantes de armas, autorizados por el gobierno», que suministraron material bélico al anticastrista Luis Posada Carriles, detenido en Estados Unidos y cuya extradición pide Venezuela para juzgarlo por terrorismo.

«De allí sacaron los explosivos que hicieron estallar en los hoteles (de La Habana en 1997) y de allí sacaron también mercenarios. El imperio no formó médicos allí, formó mercenarios, expertos en torturas», aseguró Castro.

«A mí me parece que ésta (la reacción de Castro) es una verdadera cortina de humo para tapar el error tremendo de Schafik Handal con declaraciones irresponsables de andar ofreciendo combatientes en una supuesta invasión a otro país, son cortinas de humo», insistió Saca.

En marzo de 2004, Saca derrotó a Handal por más de 500.000 votos en los comicios presidenciales, que otorgaron el cuarto período consecutivo a la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) derecha en el poder desde 1989 en El Salvador.