Reanudará acuerdo con FMI;
esboza plan contra déficit

Reanudará acuerdo con FMI; <BR>esboza plan contra déficit

POR MANUEL JIMÉNEZ
El presidente Leonel Fernández dijo ayer que su administración reanudara el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), con lo que esperaría que al país ingresen US$1,200 millones en los próximos 18 meses. Anunció que también negociará una reprogramación de la deuda externa dominicana, especialmente con los gobiernos del Club de París.

Fernández, quien juró ayer como nuevo Presidente de República Dominicana, anunció un plan con el que espera dar solución al déficit cuasi fiscal que arrastra el Banco Central luego que la administración pasada decidió auxiliar a los ahorrantes y depositantes de los bancos quebrados a mediados del años pasado.

Dijo que ese déficit se cubrirá con recursos que aportarían empresarios nacionales y extranjeros que asumieron el compromiso de depositar en el Banco Central o el Banco de Reservas fondos de futuras inversiones, a una tasa de interés por encima de la que ofrecen los mercados.

Para establecer un régimen de disciplina en el manejo de las finanzas públicas, dijo, las nuevas autoridades reanudarán el acuerdo, hoy suspendido, con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Explicó que espera que luego de estas medidas ingresen ingresos por préstamos por RD$1,200 millones que serán desembolsados a través del FMI, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El acuerdo fue suspendido dos veces con la administración de Hipólito Mejía, pero Fernández Reyna aseguró que sería restablecido una vez que el Congreso convierta en ley el proyecto de reforma fiscal, que busca esencialmente conjurar el déficit fiscal que hereda.

Fernández Reyna dijo que de acuerdo a las estimaciones del FMI, para lograr la estabilidad y recuperación de la economía nacional, se requiere realizar un ajuste fiscal de 4% del PIB, lo que representa RD$30,000 millones.

Con el proyecto de reforma enviado al Congreso se generarían cerca del 2.5% del PIB en impuestos, por lo cual la diferencia de 1.5%, equivalente a alrededor de RD$10,000 millones, tendría que ser logrado por mejoría administrativa y reducción de subsidios.

En lo que se refiere al déficit cuasi fiscal del Banco Central, Fernández Reyna explicó que estableció un arreglo con empresarios locales y extranjeros para depositen fondos en el país con cargo a futuras inversiones. Estos fondos estarían tanto en el Banco Central como en el Banco de Reservas, explicó el mandatario.

Con los fondos depositados a un plazo razonable “aspiramos a desmontar el referido déficit, el cual representa en estos momentos un monto de RD$90,000 millones y el pago de los intereses, RD$30,000 millones, inorgánicos, al año.”

Esta emisión, constituye la causa generadora de la devaluación del peso dominicano y de los altos niveles de inflación que afectan a los consumidores, dijo Fernández.

El mandatario ofreció garantías a los tenedores de certificados expedidos por el Banco Central, al asegurar que el gobierno “cumplirá y respetará los términos en que fueron captados los depósitos del público y de las entidades financieras”.

Fernández Reyna señaló que un comentario en diario estadounidense The New York Times se afirmó que el país da la impresión de estar cayendo en una cesación de pagos.

Dijo que para contrarrestar esta percepción e “impedir las consecuencias nefastas que éstas pudieran generar”, el país procederá en lo inmediato a una reestructuración de su deuda externa, en consistencia con los criterios del FMI y el Club de París que le permitan un alivio en el cumplimiento de su carga financiera.

Todas las agencias de calificación económica, dijo, afirman que el país se encuentra “muy mal, pero muy mal”, superada tan solo por Argentina y urgió a cambiar esa imagen, pues de lo contrario, “nos quedaremos sin nuevos flujos de recursos e inversiones frescas, y posteriormente aislados”.

Fernández Reyna dijo que al aplicar las nuevas medidas espera que “la economía dominicana deberá tender hacia la estabilización y, de esa estabilización, hacia una recuperación del crecimiento”.

Consideró que ese crecimiento provocará el retorno de los capitales que han emigrado en los últimos tiempos y estimulará nuevas inversiones extranjeras directas.

Esto, en opinión del Presidente, generará nuevas fuentes de empleo, incrementará la demanda y el consumo, bajará el costo de la vida, y, “de un círculo vicioso de estancamiento y postración, pasaremos a un círculo virtuoso de prosperidad y de progreso”.

Advirtió, sin embargo, que para alcanzar la plena recuperación “será imprescindible mejorar los mecanismos de supervisión y de control del sistema financiero nacional”.

“No podemos darnos el lujo de que otro banco pueda quebrar en la República Dominicana, no dispondríamos de los medios para salvarlo y sería injusto cargarle de nuevo a la población los costos de otro naufragio financiero”, advirtió Fernández.