Rayos infrarrojos a disposición de la salud y la belleza

Rayos infrarrojos a disposición de la salud y la belleza

La ciencia médica ha puesto a disposición de los especialistas herramientas idóneas para resaltar la belleza y a la vez curar enfermedades y afecciones que años atrás resultaban complicadas de tratar. Las radiaciones infrarrojas son una muestra de ello. Son útiles para el cuidado de lesiones en tejido suave y proporcionan alivio en casos crónicos, acelerando la curación de problemas de reumatismo artrítico, dolores de espalda y pélvicos, hemorroides, tensión nerviosa, diabetes, venas varicosas, neuritis, músculos tensos, fatiga, estrías, dolores menstruales, entre otros.

El calor térmico o infrarrojo es una forma de energía que calienta por medio de un proceso llamado conversión.

De acuerdo al médico asiático Tsu Tsair Oliver Chi, estos rayos son absorbidos selectivamente por los tejidos que necesitan estímulos en su producción. La producción interna de energía infrarroja, que normalmente ocurre dentro de los tejidos, está asociada con una variedad de respuestas curativas y pueden requerir un estímulo a máximo nivel para asegurar resultados favorables.

Esta energía es irradiada por un aparato de patente europea llamado infra therapist, traído recientemente al país por la clínica de estética Verbelle International Dominicana.

El sistema térmico infrarrojo hace posible que muchas personas inválidas, que no pueden seguir un programa regular de ejercicios, obtengan un efecto de acondicionamiento cardiovascular, al penetrar a una profundidad de 1.5 pulgadas dentro de la piel.

El cuerpo responde a este efecto de calentamiento con un aumento de ritmo cardiaco inducido por el hipotálamo, lo que es beneficio para el corazón.

Como confirmación de la validez de esta forma de acondicionamiento cardiovascular, extensos estudios realizados por la NASA en los años 80 llegaron a la conclusión de que el estímulo infrarrojo es la forma ideal para mantener el funcionamiento normal del corazón de los astronautas durante los largos vuelos espaciales.

Además, este sistema térmico puede acrecentar su efecto, quemando cerca de 900 a 2.400 calorías en una sesión de 30 minutos.

Este tratamiento es recomendable sólo para adultos mayores de 20 años.

Antes del tratamiento, el paciente es sometido a varios exámenes para comprobar su estado real de salud. Por lo general, cada sesión dura unos 45 minutos, y las sesiones se dan dependiendo del requerimiento de la persona.

En cuanto a la estética, este tratamiento es ideal para incrementar la circulación de la sangre en la piel, que es esencial para una piel reluciente y sana. Además, mejora la condición de acné, psoriasis, lesiones queloides, cicatrices y cortaduras, y remueve la callosidad.