Rangel cree «insolente, torpe» afirmaciones EU

Rangel cree «insolente, torpe» afirmaciones EU

CARACAS (AFP).- El vicepresidente venezolano, José Vicente Rangel, calificó este jueves de «insolente» y «torpe» el anuncio de una «campaña de concientización» de Washington en América Latina contra las políticas de Hugo Chávez.

Rangel fustigó al secretario de Estado adjunto para Asuntos del Hemisferio, Roger Noriega, quien el miércoles dijo que la Casa Blanca buscará «incrementar la concientización» en países latinoamericanos sobre los «actos de desestabilización» que, asegura Washington, Chávez impulsa en la región.

«No estoy diciendo que se deba aislar a Venezuela sino que se debe preguntarle (a Chávez) con más frecuencia sobre cuáles son sus intenciones y su posición frente a grupos rebeldes», apuntó Noriega durante una audiencia en el Senado estadounidense.

Rangel sostuvo que la acusación de Noriega «se corresponde con un estilo insolente, propio del imperio y caracterizado por la torpeza, y agregaría algo más, por la brutalidad, por el desconocimiento de lo que es la realidad venezolana y latinoamericana».

Por ello, instó en un comunicado a Estados Unidos a «reflexionar acerca de esta cadena de torpezas» que -dijo- comete en América Latina.

«Dentro de la »antilógica» de Noriega habría que decir entonces que Estados Unidos considera que es desestabilizador que se suscriban acuerdos en el terreno energético, productivo, cultural; allí radica la torpeza de esta política del imperio», respondió Rangel.

El vicepresidente venezolano reiteró que Estados Unidos tratará de torpedear al gobierno de Venezuela por la vía de la desestabilización, la preparación de golpes de Estado e, incluso, mediante el asesinato de Chávez.

En este sentido, Rangel aseguró que Chávez «no reducirá sus presentaciones públicas ni se resguardará tras una seguridad especial», pese a las amenazas de asesinato contra el gobernante.

Apuntó que la Casa Blanca comete «un inmenso error» al pensar «que eliminando a un hombre, se elimina una causa, porque el problema en América Latina es el hambre, la miseria, y eso no se elimina asesinando dirigentes políticos».

Rangel, igualmente, acusó al gobierno de George W. Bush de «terrorista» y recordó que el pueblo venezolano está «mosca» (pendiente) por acciones para desestabilizar al país.

Venezuela y Estados Unidos mantienen agrias relaciones en los últimos años, desde que Chávez acusó directamente a Washington de estar implicado en el fallido golpe de Estado en su contra en abril de 2002 y de financiar a opositores para sacarlo del poder por la fuerza.

Chávez advirtió el 20 de febrero que Venezuela suspenderá sus exportaciones petroleras hacia Estados Unidos si se consuma un atentado en su contra, del cual responsabilizó de antemano al mandatario estadounidense George W. Bush.

La Casa Blanca niega esas acusaciones y critica reiteradamente a Chávez por su acercamiento al régimen cubano de Fidel Castro y por una anunciada compra de armamento militar a Rusia.

Venezuela, único miembro latinoamericano de la OPEP, suple 1,5 millones de barriles diarios de crudo a Estados Unidos.