Qué se dice
El bellaco

Qué se dice<BR>El bellaco

Cuentan las crónicas periodísticas que su visita causó gran revuelo y, sobre todo, sorpresa, aunque no fue posible determinar, pese a los denodados esfuerzos de los periodistas que cubren el Palacio Nacional, a cuál funcionario fue que visitó en su interés de presentarle al presidente Danilo Medina un proyecto turístico en el que estaría participando en calidad de accionista el famoso actor norteamericano Vin Diesel. Danilo Díaz, a quien los rumores recogidos en los pasillos palaciegos señalaban como la persona con la que se reunió Karim Abu Naba’a, negó enfáticamente  que se entrevistara con el empresario (?¿), quien tiene varios procesos judiciales pendientes en los tribunales dominicanos acusado de estafa, falsificación, porte ilegal de armas de fuego y amenaza de muerte, entre otros.

Con esa cola tan larga y una fama de bellaco que trasciende las fronteras dominicanas, no es de extrañar que nadie en Palacio quisiera asumir la responsabilidad por esa visita, definitivamente inconveniente para un gobierno empeñado en proyectar una imagen de pulcritud y transparencia en el manejo de los recursos públicos.

Si el presidente Medina quiere, en verdad, hacer lo que nunca se ha hecho, debe mantener a personajes como ese bien lejos de la casa de gobierno.

Metiendo la cuchara. Perdonen si meto mi cuchara en una discusión propia de “facultos” del derecho constitucional, pero pienso que lo que subyace en las objeciones  al traspaso de la DNCD a la Procuraduría General de la República es la resistencia  de guardias y policías a recibir órdenes de un “civilón” que no sea su Comandante en Jefe, el Presidente de la República. Olvidan quienes así piensan, que lamentablemente no son solo los guardias y policías directamente afectados, que en democracia  el poder militar está subordinado al poder civil elegido por el pueblo. Solo en las dictaduras militares es al revés. Es cuanto.