QUE SE DICE
Un secreto bien guardado

QUE SE DICE<BR> Un secreto bien guardado

No hay porqué dudar que, con todo lo que está en juego, la Comisión Organizadora de la convención perredeísta ha hecho todo lo que está a su alcance para la culminación exitosa de un acontecimiento llamado a ser el punto de partida del nuevo Partido Revolucionario Dominicano, obligado a renovarse si quiere seguir siendo una fuerza política determinante en la vida dominicana. Nunca se dijo que esa renovación, largamente acariciada pero siempre aplazada, sería una tarea fácil de llevar a cabo ni mucho menos, por lo que los resabios y pataleos post convencionales, a los que acaban de sumarse los seguidores del doctor Rafael Suberví Bonilla, son solo parte del precio que habrá de pagar el PRD si quiere mantener encendido su célebre jacho. Fuera de esos pataleos, que ojalá doña Milagros sepa manejar sin hacer concesiones excesivas que desnaturalicen los propósitos de la convención, solo faltaría saber la cantidad de perredeístas que concurrieron a las urnas, que nueve días después de las votaciones sigue siendo un secreto celosamente guardado. ¿Por qué tanto misterio?

Predicar con el ejemplo

Qué bueno que el gobierno está dispuesto a dar el ejemplo en materia de ahorro de energía, tal y como se desprende del anuncio del presidente Leonel Fernández de que impartió instrucciones a todas las dependencias del Estado para que den inicio inmediato a una política de ahorro y uso racional de energía, en un esfuerzo destinado a abaratar una factura petrolera que resulta cada vez más onerosa para el país. Hay que decir, sin embargo, que ha sido una constante histórica la incapacidad de nuestros gobiernos de predicar con el ejemplo tanto en la observación y respeto a leyes que se entiende fundamentales como en la aplicación y seguimiento de políticas de alto interés nacional, pero tratándose de un asunto tan serio es de esperar que, al menos por esta vez, gobierno y funcionarios sean capaces -con sus hechos, no con sus palabras- de mostrarnos el camino a seguir.

Los aspirantes

Ayer parecía tomar cuerpo, dentro del agitado PLD de estos días, la idea de aplazar para otra fecha la primera ronda de votaciones para elegir a los miembros del Comité Central, cuya matrícula fue ampliada a 405, pues muchos de los que aspiran a estrenar ese privilegio se sienten en desventaja frente a los que ya están dentro, más conocidos por las bases y con mejor dominio de los tejemanejes partidarios, por lo que quisieran tener un poco más de tiempo para promoverse. La queja, desgraciadamente, llega un poco demasiado tarde, como suele decirse, pues ayer debían cerrarse las inscripciones de candidaturas al máximo organismo de dirección peledeísta. La supuesta desventaja con la que compiten los nuevos aspirantes no ha sido obstáculo, sin embargo, para que la mayoría de ellos se embarque en un intenso activismo de contactos y cabildeos, siempre en la medida de sus limitadas posibilidades, en tanto otros -con mejor fortuna que talento político- recurren a sus buenas relaciones en los medios para darse un poco de «vitrina», calculando que de esa manera puede resultar más corto el camino al codiciado Comité Central. Definitivamente, no solo en el amor y la guerra se vale todo.