Qué se dice
Escape por la tangente

Qué se dice <BR><STRONG>Escape por la tangente</STRONG>

Parece que Roberto Salcedo, quien aspira a reelegirse en la sindicatura del Distrito Nacional, le está cogiendo el truquito a la política criolla, una complicada ciencia donde pesa más, a la hora de escalar los peldaños del éxito, la capacidad de maniobra y marrullería que la honestidad, la decencia sin máculas o las buenas intenciones.

Barajando desde hace tiempo un debate con Alfredo Pacheco, en el que los principales candidatos expongan, frente a las cámaras de televisión, sus propuestas de gobierno municipal y la forma en que piensan llevarlas a la realidad, ha condicionado su participación en esa esperada confrontación a que sea una discusión abierta, «en la que participen todos los aspirantes, sin exclusiones de ningún tipo», lo que implicaría sentar en el mismo set, además de Salcedo y Pacheco, al empresario Gustavo Turull, del PRSD, al ex luchador Jack Veneno, del BIS, y Ana Inés Polanco del PRI. Una manera elegante de Salcedo salirse por la tangente quedando bien con todo el mundo y sin una sola arruga en el traje, una habilidad muy útil tanto en farándula como en política.

Campaña sucia

   Como se ha hecho costumbre en nuestros procesos electorales ya empiezan a surgir las quejas sobre el uso de la llamada campaña sucia, siendo la primera clarinada la denuncia hecha ayer por el presidente del PRSC, el ingeniero Quique Antún, quien acusa al oficialista PLD de patrocinar la campaña que pretende desacreditar la dirigencia reformista, pero por lo que se ve a diario en televisión no tardará en sumarse a esa denuncia la dirigencia del PRD, víctima también de una agresiva campaña mediática que, curiosamente, se ha concentrado en el PPH, y consecuentemente en el ex presidente Hipólito Mejía y algunos ex funcionarios de su gobierno, a pesar de que ninguno de ellos es candidato. Por eso hay quien piensa que esa «campaña sucia» no conseguirá el efecto deseado, pues sus ideólogos han apuntado demasiado alto. Lástima que sea tan costosa.

Coincidencia

  Tal y como andan las cosas en la ADP nadie puede extrañarse si el gremio magisterial se opone también a los anunciados planes de la secretaria de Educación, Alejandrina Germán, de institucionalizar el mecanismo de los concursos para elegir a los profesores y técnicos regionales y distritales del sistema de enseñanza pública, de forma que su designación no dependa de los caprichos e intereses de los políticos de turno. Se trata de un verdadero hito institucional en un país donde la administración pública es barrida por completo cada cuatro años, con los consabidos perjuicios para la buena marcha de la administración pública, y del que los principales beneficiarios son, precisamente, los propios maestros. La oposición de la ADP al establecimiento de los concursos resulta tan ilógica, tan fuera de lugar en un gremio llamado a defender todo lo que le conviene a sus miembros, que empieza a parecerse demasiado, y de manera harto sospechosa, a la posición asumida por las asociaciones de profesores y empleados que patrocinan la huelga en la UASD, que ayer decidieron prolongar indefinidamente, pues al fin y al cabo todos los extremismos se parecen. ¿Será coincidencia?