QUE SE DICE 
Entre penumbras

QUE SE DICE  <BR>Entre penumbras

El ex fiscal de Cotuí, Sadoky Duarte, ha reiterado su denuncia de que fue víctima de un atentado de parte de miembros de la Dirección Nacional de Control de Drogas, como represalia por haberse hecho eco de rumores que daban cuenta de la supuesta connivencia entre miembros de esa institución y traficantes de drogas de la zona. A raíz de esos hechos, que muchos consideran un atentado a la libertad de expresión, la Procuraduría General de la República designó una comisión, integrada por el fiscal de Bonao, un oficial de la DNCD y otro de la Policía Nacional para que investigara lo ocurrido, y lo propio hizo la secretaría de las Fuerzas Armadas, designando una comisión con los mismos fines integrada por el vicealmirante Julio César Ventura Bayonet y el mayor general Andrés Apolinar Disla. Transcurrido más de un mes de aquel incidente, sin embargo, la opinión pública sigue sin conocer los resultados de esas indagatorias, si es que han concluído, lo que mantiene en penumbras un episodio que, dada su gravedad, debe ser aclarado en todos sus pormenores.

Sabotaje

El director regional del Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (INAPA), Bienvenido Genao, le dio ayer al país una noticia alarmante: personas hasta ahora desconocidas sabotearon las tuberías del acueducto de la Línea Noroeste, inaugurado recientemente por el presidente Leonel Fenández, dejando sin servicio de agua potable a por lo menos 15 comunidades de la zona y a la mayoría de los barrios de Montecristi. El funcionario no incluyó en su denuncia las razones por las que, a su juicio, se cometieron esas acciones, pero la directora de la Fundación Heinz Vieluf Cabrera, Laurín Vargas, quien también es dirigente del Partido de la Liberación Dominicana, insinuó que se trata de sectores políticos de oposición deseosos de hacerle daño al gobierno. ¿Qué tipo de manos criminales -para usar la expresión en boga- son capaces, en medio de los rigores de una abrasadora sequía, de sabotear un acueducto para dejar a miles de personas sin agua? Toca a las autoridades, precisamente, responder a esa pregunta, que ojalá no pierdan de vista que actos vandálicos de esa naturaleza no pueden quedar sin sanción.

Los agraciados

A quien Dios se lo dio, dice el refrán, que San Pedro se lo bendiga. Por eso hay que descartar, de entrada, cualquier malintención al comentar la buena suerte que tendrán los 300 buhoneros que recibirán cerca de 30 millones pesos como indemnización por ser desalojados de la avenida Duarte, que vienen arrabalizando desde hace más de veinte años, para hacer posible la remodelación de esa vía anunciada por todo lo alto por el síndico Roberto Salcedo, con una inversión que ronda los cien millones de pesos. Se ignora, sin embargo, los mecanismos que utilizaron las autoridades edilicias para determinar cuáles buhoneros tienen derecho a esa compensación, o si será capaz el síndico de producir el milagro de repartir todos esos cuartos y que todo el mundo quede conforme. En lo que se averigua el caso, vayan por anticipado nuestras felicitaciones a los agraciados.