Qué se dice
El tiro por la culata

Qué se dice <BR><STRONG>El tiro por la culata</STRONG>

Por culpa de su mal genio, mas la arrogancia que suele contagiar a muchos políticos cuando les toca gobernar, doña Alejandrina Germán ha saltado al centro del escenario público de manera muy poco elegante, pues su denuncia de que cerca de 300 mil raciones diarias del desayuno escolar tomaban rumbo desconocido durante la gestión de doña Milagros Ortiz Bosch no solo ha provocado la previsible reacción de la ex vicepresidenta y ex secretaria de Educación, sino que ha puesto a medio país a preguntarse, con sobrada razón, porqué se esperó tanto tiempo para hacerla pública. ¿Cómo explica doña Alejandrina, que en su condición de funcionaria está obligada a defender los bienes puestos bajo su responsabilidad, que tuviera conocimiento de esa irregularidad y que no actuara en consecuencia? A veces pasa que a los políticos, aunque estén en el poder, el tiro les sale por la culata, verbigracia la Secretaria de Educación.

Fuerzas encontradas

  Los dimes y diretes entre dirigentes reformistas a propósito de quién debe dirigir la Liga Municipal Dominicana han puesto en evidencia que en el Partido Reformista Social Cristiano de hoy conviven dos fuerzas antagónicas claramente diferenciadas, con intereses y propósitos muy distintos, de cara a lo que será el futuro inmediato de la organización: los que aspiran a un PRSC convertido en un verdadero partido de oposición, independiente y libre de ataduras y compromisos tanto con el gobierno como con el Partido Revolucionario Dominicano, y los que tienen una visión más pragmática de la política, por lo que les importa un pepino que el PRSC se perpetúe como un partido bisagra, que sirva de oportuno comodín, llegada la ocasión, a cualquiera de las otras dos fuerzas políticas del sistema, con tal de recibir a cambio una buena cuota del poder al que han consagrado su existencia y razón de ser. Pero el futuro del PRSC no depende, como se quiere hacer creer, de que siga controlando la Liga Municipal Dominicana, pero sí el futuro político de gente que tiene mucho poder e influencia dentro de la organización, que no es lo mismo ni es igual.

A la familia universitaria

  Dadas las circunstancias hay que darle la razón al rector de la UASD, Roberto Reyna, cuando atribuye propósitos inconfesables, que solo buscan llevar la intranquilidad a nuestra más vieja universidad, a la petición hecha el primer día del nuevo semestre por un grupo de profesores, agrupados alrededor de un autodenominado Comité Pro Claustro, para que convoque el Claustro Mayor con el fin de conocer supuestos actos de corrupción institucional y administrativa en que habrían incurrido sus actuales autoridades. Lo que el doctor Roberto Reyna no quiere decir de manera clara y abierta es que esos “propósitos inconfesables” de los que habla persiguen su destitución, crear las condiciones para que se produzca una especie de golpe de Estado que lo saque por la puerta de atrás de la Rectoría. La familia universitaria tiene que mantenerse alerta ante esas intranquilizadoras maniobras, para que no se deje utilizar por aquellos que solo han gozado de notoriedad y vigencia política cuando en el país han reinado el caos y la anarquía.