Qué se dice

Qué se dice

Los pasos perdidos.-  La publicación del libro “Carta a Don Juan”, del dirigente peledeísta Carlos Amarante Baret, en el que se formulan duras críticas al derrotero seguido, tras su arribo al poder, por el Partido de la Liberación Dominicana, ofrece la oportunidad  para una discusión que no solo debería interesar a  los peledeístas sino también al resto de la sociedad, pues tratándose del partido gobernante  afecta de manera directa la calidad y funcionalidad de la democracia dominicana. En el discurso de presentación de su libro  Amarante Baret se atrevió a proclamar que el clientelismo está corroyendo “las esencias mismas de la organización”, sugirió que el PLD  vuelva a sus primeros pasos recuperando la mística que supo insuflarle   el profesor Juan Bosch, y colocó a esa organización   frente al que entiende es  el gran dilema del momento:  ser una simple maquinaria electoral o un instrumento de transformación social. Hasta dónde están dispuestos los peledeístas a plantearse, con un sentido auto crítico, su paso por el poder es algo que está por verse, aunque desde ya puede descartarse que los que andan por ahí promoviendo  la reelección del presidente  Fernández  o recogiendo firmas  les interese la solución a ese dilema. En cuanto al clientelismo, el vicio mayor de la democracia dominicana, cuesta trabajo imaginarse al “peledeísmo gobernante” renunciando a las nominillas, al barrilito, a las solidarias tarjetas del Programa Solidaridad, a las cajas navideñas y los bonos de juguetes que se reparten a manos llenas cada fin de año,  para lo cual cuentan con las inagotables arcas del Estado, pues renunciar a esas viciosas prácticas podría suponer también la  salida del poder al que tanto gusto le han cogido. Creo que el PLD que evoca Amarante Baret  dejó de existir hace tiempo, al igual que la mística que resume tan bien la frase “servir al partido para servir al pueblo”, por lo que dudo mucho que le interese a su dirigencia volver  tras  los pasos perdidos en   su ya largo tránsito por el poder.