Qué  se dice

Qué  se dice

Maquinando.- Como era de esperarse en un partido  virtualmente dividido por los intereses contrapuestos de su dirigencia, los plenos poderes otorgados a Carlos Morales Troncoso para que decida el destino electoral de la organización han generado gran malestar, sobre todo entre los que se oponen a una alianza con el Partido de la Liberación Dominicana, sea porque prefieren el camino del candidato propio o porque desean    que  esa alianza se haga con el Partido Revolucionario Dominicano.

Entre estos últimos se dice que está el senador por la provincia La Altagracia, Amable Aristy Castro, quien ayer declaró al PRSC  “secuestrado por un grupo de generales sin tropas”, pero   hace tan solo unos días un grupo de dirigentes de la organización, encabezados por Guillermo Caram, Oscar Santiago Batista y Danny Perdomo, entre otros, emplazaron mediante acto de alguacil a Morales Troncoso para que dé cumplimiento a las decisiones emanadas del Tercer Congreso doctor Joaquín Balaguer, entre estas la que ordena acudir con candidato propio a las elecciones presidenciales de mayo próximo.

Parece haber cierto consenso entre analistas y observadores  en cuanto a que el PRSC, o lo poco que queda de la herencia dejada a los reformistas por el doctor Balaguer, no sobrevivirá a este proceso electoral porque será canibalizado por los dos grandes partidos, el PRD y el PLD, pero de siempre se ha dicho que nadie se muere en la víspera, sobre todo si todavía falta un buen trecho para el día de las elecciones.

Tampoco pueden cantar victoria los que hacen causa común con MoralesTroncoso, que probablemente consideren un clavo pasao la formalización de la llamada Alianza Púrpura, pues Aristy Castro, el dirigente más popular entre la militancia reformista (es lo que dicen las encuestas) pero también el más aventajado discípulo del caudillo reformista en el dominio de las más oscuras artes de la política (tal vez sea por eso que exhibe la más exitosa hoja de servicios), se ha declarado “en reflexión”.