Qué se dice

Qué se dice

No es justo.- No sé si se han dado cuenta, pero cuando nuestros vecinos deciden aplicar las leyes y reglas que mandan de aquel lado de la frontera,  como es la prohibición de la importación de pollos y huevos desde la República Dominicana a causa de un supuesto  rebrote de la grive aviar, a los de este lado no nos queda mas remedio que acogernos a esas leyes y reglas, aunque en el trance se empuje a la quiebra el sector avícola nacional, pues cada país es soberano al momento de tomar las decisiones que entienda necesarias para proteger la salud o la seguridad de sus ciudadanos. ¿Qué organismo internacional o qué país, por grande o influyente que sea, se va a meter en ese pleito? Sin embargo, cuando  República Dominicana aplica con igual rigor y celo sus leyes de Migración repatriando a los ciudadanos haitianos que se encuentran residiendo de manera ilegal en nuestro territorio, como es nuestro  soberano derecho, el mundo entero nos quiere caer encima y empiezan a llover las acusaciones  de racistas, y si nos descuidamos nos arman un expediente por crímenes contra la humanidad. Y así, sencillamente, no es justo.

Frente al espejo.-Si  es verdad   que el expresidente Leonel Fernández dijo que al Partido de la Liberación Dominicana  le hace falta un cambio de actitud que lo reencuentre con el pueblo y haga mas humildes a sus dirigentes, hay que reconocer que ha dicho una verdad del tamaño de una catedral. Claro está, nadie más autorizado que el doctor Fernández para hablar de los  cambios experimentados por el PLD y los peledeístas tras su  largo paso por el poder,  pues esos cambios  se han producido  bajo su inspiración y liderazgo. ¿A qué vienen esas declaraciones? Eso solo puede decirlo el expresidente, un auténtico animal político que solo habla cuando le conviene, pero no hay que descartar que esas reflexiones  hayan surgido en un momento de soledad y frente a un espejo.