Qué se dice

Qué se dice

Enfrentamiento.- Tal vez fue la respuesta que la Fiscal del Distrito Nacional, Yenni Berenice Reynoso, esperaba recibir luego de requerirle públicamente a la presidenta de la Cámara de Cuentas, Licelotte Marte de Barrios, que agilice la entrega de la auditoría que solicitó a la gestión del exministro de Obras Públicas Víctor Díaz Rúa, pues está retrasando el proceso de investigación que por presunta corrupción realiza el Ministerio Público contra el exfuncionario. Ahora la pelota está en la cancha de la joven y fogosa funcionaria, quien debe decidir si continúa el dime que te digo en el mismo escenario, es decir la opinión pública, o se retira del debate con el rabito entre las piernas y le echa tierra y olvido al episodio. Aunque, si se piensa bien, ¿qué otra cosa puede hacer que no sea esperar pacientemente la conclusión de esa auditoría, que si partimos de las explicaciones de doña Licelotte tardará un buen tiempo todavía en llegar al despacho de la Fiscal del Distrito Nacional? Y es que la presidenta de la Cámara de Cuentas lo dejó bien claro, como para que lo entienda todo el mundo y, sobre todo, Yenni Berenice: no acepta presiones de nadie ni nunca las ha aceptado, ni se prestará a que ningún ciudadano sea investigado bajo una auditoría “alegre” que no tenga los soportes adecuados, ya que eso violaría los principios fundamentales del derecho de defensa y la presunción de inocencia. ¿Qué repercusiones tendrá este encontronazo en los resultados de las pesquisas a la gestión de Díaz Rúa?¿Será cierto, como alega doña Licelotte, que la Fiscalía no necesita esa auditoría para fundamentar bien su acusación? Son preguntas que se haría cualquier ciudadano que, al contemplar el enfrentamiento entre dos funcionarios que se supone están del mismo lado y persiguen los mismos objetivos, pudiera llegar a pensar que está siendo testigo de cómo se diluye otro esfuerzo por perseguir y sancionar la corrupción que solo enriquece a los políticos de largas uñas y bolsillos anchos.