Qué  se dice

Qué  se dice

Se aclara el misterio.- El misterio alrededor de la asignación de los 180 apartamentos  construidos por el Instituto Nacional de la Vivienda en la avenida Luperón, valorados en alrededor de 6 millones de pesos cada uno, empieza  poco a poco a despejarse.  Ayer la arquitecta Alma Fernández, directora del INVI, informó que 390 personas integran la lista de aspirantes  a adquirir uno de esos apartamentos, lista que se remitió al Banco de Reservas, que será la entidad encargada de su depuración  para determinar si califican para recibir  un crédito  para su financiamiento.

Pero la funcionaria también confirmó un inquietante rumor que muchos nos negábamos  a creer: el gobierno  otorgará un subsidio a los adquirientes, cuyo monto (reporteros de este diario  se enteraron, extraoficialmente, de que se está hablando de dos millones de pesos) será determinado por el presidente Leonel Fernández. ¿Un subsidio del gobierno para la adquisición de un apartamento de lujo en Villa Progreso? Aunque usted no lo crea, amigo lector, así son los peledeístas.

Con razón anda por ahí la versión de que el gobierno mantiene como un secreto de Estado, rodeado del más riguroso hermetismo, su proceso  de asignación, y que  tanto es lo que le teme a la reacción de la opinión pública cuando se conozcan los nombres de los agraciados que decidió posponer el anuncio  hasta después  de las elecciones. Esa versión fue recibida como otro infundio mas de los tantos que han enrarecido el ambiente en  la actual campaña electoral, pero les confieso que después de enterarme de que los privilegiados  adquirientes de esos apartamentos, construídos –vale recordarlo– con recursos aportados por los contribuyentes, recibirán el adicional privilegio de un subsidio  (un regalo, para que se entienda mejor) del gobierno, me siento obligado a  darle todo el crédito.