Qué se dice

Qué se dice

El síndrome de  Pinocho.- ¿Con quién fue que se puso de acuerdo el Procurador General de la República, quien el pasado lunes anunció con bombos y platillos que las disputas alrededor de la modificación que propone a la ley 72-02 sobre Lavado de Activos habían terminado? La pregunta viene a cuento por que en una extensa carta dirigida al doctor Radhamés Jiménez Peña el mismo día  del anuncio de marras el mayor general Rolando Rosado Mateo reiteró su oposición a la “draconiana reducción” de los porcentajes destinados al organismo antinarcóticos, y ayer mismo la doctora Mabel Feliz, presidenta del Consejo Nacional de Drogas, negó que exista tal acuerdo al afirmar que mantiene su oposición a la modificación que propone la Procuraduría a la Ley de Lavado de Activos.  Eso quiere decir que la altisonante  garata por la distribución de los fondos decomisados sigue en pie, sin que se entienda muy bien porqué y para qué el doctor Radhamés Jiménez anuncia una acuerdo que, según todas las evidencias, está muy lejos de producirse, a menos que él también padezca, como tantos funcionarios de este gobierno,  del conocido  síndrome de Pinocho.   

El optimista.- Quienes observamos desde la comodidad de las gradas el proceso interno que en estos días vive el Partido de la Liberación Dominicana, donde tres (anoche se retiró el doctor Franklyn Almeyda) precandidatos se disputan la nominación presidencial, creemos tener una idea más o menos clara de quién es el favorito de las bases, pero a juzgar por el optimismo que exhiben algunos aspirantes   conviene –por si acaso– dejar abierta la posibilidad  de que estemos equivocados. En un encuentro con seguidores en San Cristóbal, el ingeniero  Radhamés Segura proclamó que cuenta con los delegados y las bases para ganar abrumadoramente la convención a celebrarse el próximo 26 de junio. ¿Lo sabrá Danilo?