QUÉ SE DICE

QUÉ SE DICE

CLAUDIO ACOSTA
c.acosta@hoy.com.do 
El gran debut. Por supuesto que hubo  vencedores y vencidos,  aunque en un momento de la campaña electoral, al calor de los discursos triunfalistas y los desfiles multitudinarios, unos y otros parecieron haberlo olvidado.

Pero como suele ocurrir tanto  en la vida como en la política, al perder a veces también se  gana. El ingeniero Miguel Vargas Maldonado, el derrotado candidato del PRD,  puede considerarse legítimamente como  el gran ganador de los pasados comicios no obstante los adversos resultados emanados de los boletines de la Junta Central Electoral, al lograr  la proeza de alcanzar el 40.48% del electorado en su debut como candidato presidencial,  un repunte importante para un partido  que obtuvo un 30.6% en los comicios del 2004, teniendo como rival a un candidato a la reelección catapultado por un despliegue de recursos sin precedentes   en la historia electoral dominicana.

Pero el momento es de reflexión y descanso, precisamente lo que debe estar  haciendo en estos momentos, junto a los suyos, el candidato presidencial perredeísta, en procura de recuperar fuerzas y energías. Pero eso no impide que, en su reposo, el guerrero vaya columbrando  planes y estrategias, afinando acciones y propósitos a fin de determinar lo que hará, en el futuro inmediato, en su calidad de líder indiscutible del nuevo PRD, y por vía de consecuencia,  de principal figura de la oposición política en el largo y tortuoso trayecto que tiene por delante el flamante ganador de las elecciones del pasado 16 de mayo.

Todo eso  ocurrirá en un partido que salió  fortalecido del proceso electoral, que supo aprovechar el fragor de  la lucha contra la reelección  del presidente Leonel Fernández para reunir alrededor de ese común objetivo su beligerante liderazgo interno,  ese que con tanta frecuencia olvida, a pesar de las traumáticas experiencias del pasado, que en esa unidad reside su  fortaleza. Falta saber si ese liderazgo,  que en su mayoría agotó su ciclo histórico, será tan lúcido y generoso como para apartarse del camino. Mientras tanto, nuestras felicitaciones al ingeniero Vargas Maldonado por su excelente desempeño como debutante.