Qué se dice

Qué se dice

¿Gato por liebre?-  Los resultados de la depuración realizada por la DNCD a los candidatos a cargos congresionales y municipales  en las  elecciones a la vuelta de la esquina se han convertido en un  misterio por culpa del secretismo conque tanto el organismo antinarcóticos como la Junta Central Electoral han manejado el asunto, lo que lógicamente abre espacio a las suspicacias sobre su contenido, pues parece razonable suponer que si todo el mundo hubiera salido limpio  de esa depuración se habría proclamado a los cuatro vientos sin cortapisa alguna. Las declaraciones del doctor Eddy Olivares, juez titular del tribunal de comicios, mostrándose partidario de que ese informe se archive “para no perturbar” el proceso electoral deja un montón de cuestiones  en el aire, incluída la posibilidad de que el próximo 16 de mayo los partidos políticos nos metan   gato por liebre.

 Complaciendo peticiones.- Muy poco o casi nada  se sabe sobre la financiación de la segunda línea del Metro de Santo Domingo, y ya se está hablando de extenderlo más allá de lo anunciado, es decir desde la Máximo Gómez hasta Los Alcarrizos. El escurridizo  Diandino Peña confió a reporteros de este diario, en  visita al Palacio Nacional, que el gobierno “estudia la posibilidad” de llevar esa segunda línea hasta San Isidro, atendiendo una petición de “sectores civiles y militares” de Santo Domingo Este.  También influye en esa decisión   el “éxito” que ha tenido la primera línea, que moviliza diariamente –asegura el funcionario– alrededor de 100 mil personas. Y todo eso, sin que hasta ahora sepamos  cuánto ha invertido el gobierno  por cuenta propia en lo que se define el financiamiento total de la obra, ni a quién terminaremos debiéndosela por los siglos de los siglos. Pero esas son, como quien dice, pecatas minutas, parte de la carga que se piensa acotejar en el camino; ahora estamos en la etapa de complacer peticiones.