¿Qué pasa en la Uasd?

¿Qué pasa en la Uasd?

MARTHA PÉREZ
La Universidad Autónoma de Santo Domingo, Primada de América, nacida el 28 de Octubre del 1538, mediante la Bula del papa Paulo III “In Apostolatus Culmine”, está siendo convertida en una “olla de grillos”, en un perfecto caos. Es muy lamentable. El auge cultural de aquel entonces, comparable, tal vez, con el auge del presente en términos del remozamiento de su infraestructura, de su centro de documentación e investigación, asi como de su inserción en importantes espacios culturales, técnico- científico y del conocimiento en general a nivel local e internacional, está siendo desnaturalizado por actitudes y conductas impulsadas, al parecer, por las pasiones, la efervescencia política, que no dan paso a la sensatez, la comprensión y la conjugación de esfuerzos para poder buscar las soluciones más convenientes a situaciones que conciernen a todos los dominicanos, sin distinción de credo religioso, política partidaria ni posición  social y económica. ¿Quién se lleva el mérito de todoésto?.

Probablemente ahí esté una de las razones de lo que pasa en la UASD.

Es que los dominicanos, con muchas de nuestras actitudes, estamos demostrando haber perdido el norte del camino hacia el bienestar colectivo y nuestro interés por ello; haber perdido la noción de lo verdaderamente colectivo; a veces “lo sacamos”, pero se nos sale lo individual, lo grupal ¿Sería una ofensa al país y a la

nación tener que reconocerle al Doctor Roberto Reyna lo que ha podido hacer durante su gestión como Rector de la UASD?

¿Sería una ofensa, asimismo, tener que reconocerle al doctor Leonel Fernández Reyna, y al gobierno del PLD y el Bloque Progresista el apoyo que ha podido ofrecer a la más alta casa de estudios del país?. Creo que no. Si alguien lo ve como una ofensa se equivoca, más bien sería un orgullo de los dominicanos. Hay que tener y usar la sensatez; la tozudez no conduce más que a delatarnos; la defensa de

cualquier asunto sustentado en el marco institucional y el interés colectivo, siempre será válida, pero si nos dejamos influir de lo grupal y lo personal, aún cuando nuestra íntima convicción sea diferente, los  argumentos se convierten en insostenibles y hasta en poco creíbles.

Cuidado con eso!

Nadie puede  calificar como inmerecida la demanda salarial de los profesores y empleados de la UASD, lo que sí es real es que no es factible en este momento en la dimensión en que se exige. Todos somos conocedores de la realidad económica y social del país; del nivel crítico en que el presente Gobierno asumió la situación de la República Dominicana, en el 2004, y de los esfuerzos que ha hecho para colocar la economía dominicana adonde está en este momento. Somos conocedores de los tumbulazos que dio el Proyecto de Presupuesto de Ley y Gastos Públicos en el Congreso Nacional, asi como de los resultados. Y somos conocedores de la flexibilidad y ecuanimidad del presidente Fernández. Y de sectores económicos y sociales del país, que han tenido la paciencia y la comprensión de aguardar por respuestas y soluciones.

Los que encabezan la huelga en la UASD son hombres y mujeres muy valiosos del ámbito político, profesional y social de nuestro país, con una trayectoria incuestionable.

Esos méritos y cualidades no deben empañarse bajo circunstancia alguna. ¿No se dan cuenta que más de 158 mil estudiantes están afectados? ¿No se dan cuenta que la buena imagen de primacía de nuestra UASD se empaña? ¿No se dan cuenta que la situación creada más que por un reclamo justo, a lo que el derecho les asiste- refleja casi un rechazo al nivel de modernización de la alta casa de estudio?. Despolitizar, despolitizar, despolitizar…, es lo único que hace falta, para poder entender y mitigar lo que pasa en la UASD, pero de forma conjunta.