Que no te tomen el pelo

Que no te tomen el pelo

El cabello es uno de los pilares básicos a la hora de presentar una buena imagen y causar una espléndida impresión. Y es que tiene el poder de cambiar por completo el aspecto físico de una persona, ya sea hombre o mujer.
La temporada estival es una amenaza para el cabello, pues lo reseca y deteriora. Lo ideal es prepararlo con anterioridad para fortalecerlo y, así, evitar que se abran las puntas y altere su color.

“Siempre es mejor prevenir que curar. Una melena sana sobrevivirá mejor al verano, época en la que el cabello se debilita por el sol, la sequedad ambiental, el cloro de las piscinas y otros muchos factores”, explica a Efe Raquel González, de la firma cosmética ReGenesis.

La llegada del buen tiempo significa alerta roja para el pelo. Al igual que la piel, el cabello también sufre daños debido a su exposición continua al sol.

“Los rayos solares pueden quemarlo, cambiar su textura, volverlo frágil e, incluso, dejarlo seco y sin brillo”, añade Raquel González, quien reconoce que “la combinación de arena, cloro de las piscinas y sal marina aumentan el deterioro del cabello”.

Por esta razón, nuestro pelo necesita un “plus” de hidratación y de cuidado, “uno de los mejores aliados de la belleza capilar son los productos ricos en keratina”, añade.

La keratina, proteína natural que se encuentra en las capas más externas de la epidermis, incluido el cabello, se encarga de aportar salud y reparar las zonas dañadas. Sin embargo, según se cumplen años, “los niveles de keratina se reducen considerablemente impidiendo que el pelo se recupere de los daños. Para contrarrestarlo, existen tratamientos intensivos con keratina que ayudan al cabello a sanar y le devuelven toda su vitalidad inicial”, puntualiza Vanessa Meléndez, “Training Manager” de Douglas, España.