¿Qué hacer con las espinacas?

¿Qué hacer con las espinacas?

Como son verdura, las espinacas pueden consumirse crudas, en ensaladas, o igualmente cocidas, siendo parte de suculentos platos.

El alimento de “Popeye El marino” (muñeco animado famoso porque cuando consume espinacas se pone muy fuerte) resulta un excelente acompañante para recetas elaboradas a base de pescados, pastas, arroz, carnes, legumbre, o con bacalao.

Pero su valor nutricional no solo puede aprovecharse de esa manera, sino que también puede ser utilizada en la preparación de salsas o cremas. Esta última es una opción para ofrecer las verduras a los niños, de forma “disfrazada”.

Sus bondades más grandes son que contiene vitaminas, minerales, proteínas, calcio, fibra, agua, por lo que resulta excelente para los que llevan dietas.

Recetas

Pechuga de pollo rellena de espinacas, queso crema y nueces

2 pechugas de pollo cortadas en filetes finos

Espinacas frescas bien lavadas

Queso crema

Sal

Pimienta

Nueces

Aceite de oliva

Preparación. Dejamos los filetes lo más finos que podamos, una vez los tenemos preparados los dejamos estirados sobre una tabla de cortar. Los salpimentamos y dejamos apartados. En una sartén preparamos un poco de aceite (como unas dos cucharadas) y cuando esté caliente le añadimos las espinacas, y dejamos que se cocinen un poco a fuego lento. A continuación le agregamos el queso crema, un poco de pimienta, sal y nueces en trocitos. Dejamos que la mezcla se unifique y reserve. Ponemos un poco de la mezcla de espinacas, queso crema y nueces sobre cada filete de pechuga y enrollamos. Preparamos una fuente para el horno, salpimentamos por encima cada rollito de pollo, y añadimos por encima un poquito de aceite de oliva. Ponemos a precalentar el horno a 200 grados y metemos nuestras pechugas de pollo rellenas durante unos 20 minutos a 200 grados. Acompaña vegetales salteados o a la plancha.

Quiche

1 lámina de masa quebrada congelada (se puede utilizar hojaldre también)

Espinacas congeladas

Queso para untar tipo Philadelphia

3 huevos

1/3 de taza de nata líquida

Nuez moscada

Sal

Preparación. Con la ayuda de un rodillo estiramos la masa quebrada y forramos un molde circular. Pinchamos la superficie con un tenedor y reservamos. Colocamos medio litro de agua en una cazuela al fuego y cuando empiece a hervir, incorporamos las espinacas, no hace falta descongelarlas previamente. Cuando estén tiernas, las escurrimos y reservamos. (Deben quedar bien secas, sin restos de agua). En un bol batir los huevos, el queso, un poco de nuez moscada y sal, en batidora eléctrica. Cuando esté bien batido incorporar la nata líquida y las espinacas y mezclar bien con una cuchara de madera. Colocar esta mezcla sobre la masa quebrada y llevar al horno previamente precalentado a una temperatura de 175º durante 15-20 minutos. Transcurrido este tiempo cambiar a función grill en el horno otro cuarto de hora aproximadamente para que se dore un poco la superficie. Servir templada o a temperatura ambiente. Nunca fría ni demasiado caliente.

Crema de espinacas

10 onzas de espinacas cortadas

8 onzas de crema de queso

3 cucharadas de mantequilla (opcional)

Preparación. Si estás usando espinacas congeladas, necesitarás dejar que se descongelen. La crema de queso también necesita ablandarse ligeramente. En una olla o en una cacerola, pon la mantequilla y las espinacas a calor medio. Añade la mitad de la crema de queso. Remueve bien, añade el resto de la crema de queso cuando se haya derretido la primera. Baja el fuego y deja que la crema de queso se mezcle bien con las espinacas, mientras continuamente lo remueves. Retíralo del fuego, remuévelo y sírvelo.