Que fluya la ayuda para Haití

Que fluya la ayuda para Haití

El paso de varias tormentas en poco tiempo por la zona del Caribe ha afectado severamente a varios países antillanos, inclusive los dos que compartimos la isla Hispaniola. Los daños a infraestructura y las pérdidas agrícolas han sido cuantiosos  y  la inminencia de azote por un número indeterminado de nuevas perturbaciones atmosféricas impide dar cifras definitivas.

Hay que considerar que debido a las diferencias en materia de  condiciones sociales y  económicas entre estos países de la región caribeña,  el impacto de los daños dependerá en gran medida de la capacidad y disponibilidades de cada Estado afectado para reponerse en todos los sentidos.

Haití, el país más pobre del hemisferio y uno de los de mayor atraso del mundo, presenta un cuadro desolador, con pueblos enteros  sumergidos por las grandes inundaciones y serias dificultades de acceso para los organismos de socorro, incluyendo los equipos de Minustah, de la Organización de las Naciones Unidas.

El hambre, la insalubridad, la falta de medicinas y otras dificultades ancestrales se agudizan y multiplican. Nuestro país, y particularmente las potencias que dicen ser amigas de Haití, deben volcar hacia ese pueblo ayuda humanitaria urgente y abundante, sobre todo alimentos y  medicinas. Hay que establecer controles sanitarios que eviten la multiplicación de enfermedades. Que fluya la solidaridad internacional.

Vacío en Cámara de Cuentas

La Cámara de Cuentas está acéfala desde que un juicio político efectuado a principios de julio pasado destituyó a uno de los miembros y aceptó la renuncia de ocho. La situación ha obligado a aplazar asuntos importantes durante dos meses y no se tiene idea de cuándo serán designados los nuevos integrantes de este organismo de fiscalización sobre las cuentas nacionales.

El procedimiento de selección involucra las voluntades del Poder Ejecutivo, que  somete ternas en las que propone los personajes que habrán de ocupar los cargos y el Poder Legislativo a través del Senado, que debe escoger entre los propuestos. Existe la disyuntiva de si aprovechar para modificar las normas de selección a través de la reforma constitucional, o escoger bajo el procedimiento vigente para romper la inercia de este importante organismo de fiscalización. Es aconsejable tomar una decisión que anule la posibilidad de escándalos como el que motivó el actual vacío.