Putin tiende mano a Irán frente a presión de EEUU

Putin tiende mano a Irán frente a presión de EEUU

MOSCÚ (EFE).- El presidente ruso, Vladímir Putin, respaldó ayer al régimen iraní ante la creciente presión internacional al anunciar su próxima visita a Teherán y dar crédito al carácter «pacífico» de su programa nuclear.

«Las últimas acciones de Irán nos convencen de que realmente no se propone producir armamento nuclear y eso significa que continuaremos la cooperación (con Teherán) en todos los ámbitos, incluida la energía nuclear», afirmó Putin. El líder ruso, que hizo estas declaraciones durante su reunión en el Kremlin con el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, Hasán Rohani, no precisó la fecha de su visita a Teherán.

«He recibido la invitación de los dirigentes de Irán y estamos preparando esa visita, cuyas fechas acordaremos», matizó.

Al mismo tiempo, Putin se manifestó confiado en que «Irán respetará estrictamente todos los acuerdos alcanzados con Rusia y la comunidad internacional» con respecto a su programa nuclear.

Este anuncio se divulga poco antes de que se celebre el próximo día 24 en Bratislava la cumbre de presidentes de Rusia y EEUU, en la que George W. Bush espera consensuar una postura común con Putin en relación con la crisis nuclear iraní.

Bush, que calificó la víspera de «inaceptable» la posibilidad de que Irán desarrolle armas nucleares, no ha conseguido convencer a Rusia de la necesidad de llevar este asunto ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Mientras, Rohani resaltó la «enorme importancia de la visita de Putin» y de su encuentro con el presidente iraní, Mohamed Jatamí, al tiempo que recordó que desde su última visita a Moscú, en noviembre de 2003, Irán «ha dado pasos importantes en el ámbito nuclear».

«Si entonces muchos en el mundo tenían sospechas de nuestros propósitos en el terreno nuclear, hoy nadie duda de que nuestra actividad en este ámbito tiene un carácter exclusivamente pacífico», subrayó.

Rohani señaló que así lo confirman los representantes del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) y la última resolución de la Junta de Gobernadores de esta organización.

El alto cargo iraní añadió que Teherán concede una gran importancia al papel de Rusia en el desarrollo de las negociaciones con el trío europeo formado por Alemania, Gran Bretaña y Francia para resolver el «problema del programa nuclear» de Irán.

«Bajo las actuales circunstancias, el desarrollo de las relaciones con Rusia es un factor de estabilidad en la región», agregó.

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, pidió el jueves que se respeten tanto los intereses de Irán como el Tratado de No Proliferación de armas nucleares (TNP) cómo única posibilidad de solución política a la crisis nuclear iraní.

Lavrov subrayó que existe un consenso entre «Rusia, Francia, Alemania y Reino Unido en relación con las repercusiones internacionales del programa nuclear iraní».

A pesar de la oposición de EEUU, la Agencia Federal de Energía Atómica de Rusia anunció el jueves que el próximo 26 de febrero firmará un acuerdo con Irán para el suministro de combustible nuclear y otro protocolo adicional para la devolución del material usado.

«Rusia desea ayudar a Irán a desarrollar proyectos de energía nuclear pacíficos en estricto cumplimiento con las correspondientes normas y compromisos internacionales», dijo Igor Ivanov, secretario del Consejo de Seguridad de Rusia.

El combustible nuclear irá destinado a la central de Bushehr de 1.000 megavatios de potencia, construida con la ayuda de ingenieros rusos, que comenzará a operar a finales de este año y a producir energía en 2006.

Rusia había vinculado la firma del acuerdo de suministro con la suscripción de un protocolo adicional sobre la devolución del combustible usado, ya que éste puede ser empleado con fines militares.