Puente Duarte será reparado

Puente Duarte será reparado

POR GERMAN MARTE
El puente Duarte será reparado, no demolido, anunció ayer el secretario de Obras Públicas, Freddy Pérez, quien de inmediato dispuso el retiro de los pesados muros que habían sido colocados sobre esa vía para facilitar el flujo de vehículos y en su lugar colocarán tanques menos pesados.

El funcionario reveló que el costo de la reparación del emblemático puente será de US$17 millones,  y se hará con fondos propios. Y para ello Obras Públicas solicitó la asignación de fondos especiales.

Pérez manifestó que los trabajos comenzarán el próximo mes. La rehabilitación completa de la obra estaría concluida en un año, dijo.

Indicó que la decisión de reparar el puente Duarte se tomó después que un estudio realizado por una empresa costarricense recomendara la rehabilitación de la obra y no su demolición como habían anunciado las autoridades anteriores.

«Este es puente es parte de la historia de la capital que hay que preservar. Tenemos que aprender a convivir con obras que son parte de la memoria histórica, entonces hay que preservarla», subrayó el funcionario durante una rueda de prensa celebrada precisamente encima del puente Duarte.

Sobre este puente, el 26 de abril de 1965 se libró la batalla decisiva en la que los constitucionalistas bajo el mando del coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó derrotaron a las fuerzas golpistas.

El estudio realizado por los expertos costarricences concluyó que se debían retirar los muros que habían sido colocados encima del puente para limitar el flujo de vehículos por el mismo, recalcó el funcionario.

Adujo que el peso de los muros que fueron colocados sobre el puente representaban una carga permanente «mayor que la cantidad de vehículo que pudiera estar circulando» en un momento dado sobre la obra, «es como si el puente estuviera ´entaponado´ de extremo a extremo».

En lo adelante -añadió- se ampliarán los carriles para que puedan circular más vehículos que hasta ahora y  en lugar de los muros de concretos se colocarán tanques que podrán contener agua o un poco de arena para mantenerlo en posición, pero que jamás van a tener el peso que tenían los muros.

Empero, aclaró que no permitirán el paso de vehículos pesados por encima del Duarte hasta tanto concluya su reparación.

Indicó que la reparación implica la sustitución de los cables colgantes que sostienen el puente, los cuales como algunas otras cosas necesarias para la reparación fueron pagadas durante la pasada gestión y ya están en el país, reparación de las vigas metálicas que van de extremo a extremo del puente, así como la aplicación de una pintura especial que no se vende en el país.

Cuando se le preguntó si la obra sería asignada «grado a grado», el secretario de Obras Públicas dijo que lo que harán «probablemente»  es invitar a las pocas compañías que hacen este tipo de reparación, porque en el país no hay muchas empresas especializadas en hacer trabajos de ese género.

Pérez reiteró que «no se va a demoler el puente», y  destacó que el beneficiario de esta decisión será el país pues siempre será más caro hacer un puente nuevo que reparar uno, y también es más caro reiniciar un trabajo que haya sido paralizado que darle continuidad a otro que nunca se haya detenido.