Protestan frente Congreso EU

Protestan frente Congreso EU

WASHINGTON (AFP).- Unos 100 inmigrantes cuyos familiares fueron deportados o están a punto de serlo protestaron el lunes frente al Congreso de Estados Unidos, al cumplirse 10 años de la aprobación de leyes migratorias que han significado la deportación de casi un millón y medio de personas.

Bajo un sol radiante y con la cúpula del Capitolio a sus espaldas, inmigrantes de todas las edades buscaron llamar la atención de los legisladores portando camisetas negras con la leyenda “Deportado” en español e inglés y carteles con fotos de sus familiares detenidos y deportados, o a punto de serlo.

La movilización, que tiene lugar mientras el Senado debate una reforma migratoria, fue organizada para protestar contra la deportación de extranjeros que ya residían legalmente en Estados Unidos y fueron detenidos por cometer delitos que los tornan susceptibles de ser enviados a sus países de origen. “¿No era ésta la tierra de la libertad?”, preguntó a los manifestantes desde el estrado Gena Mejía, una mexicana de 47 años que reside en el Estado de Washington y cuyo hijo, César Keymolen, de 30 años, fue arrestado en 2005 tras ser acusado de pertenecer a una pandilla.

“Yo a él lo traje chiquito, de brazos, a Estados Unidos. El tiene su ‘green card’ (tarjeta verde o permiso de trabajo permanente), pero el delito del que lo acusan lo hace deportable”, explicó emocionada a la AFP.

“Eso fue devastador para toda la familia, sus niñitos son quienes sufrieron más, tienen cuatro y ocho años” y su madre falleció hace un tiempo, por lo cual ahora están huérfanos, añadió Mejía, que pidió al Congreso reconsiderar las leyes aprobadas el 24 de abril de 1996.

En esa fecha, un año después del atentado de Oklahoma cometido por el estadounidense Timothy McVeigh, el Congreso aprobó la ley antiterrorista y de pena de muerte efectiva, que amplió el concepto de “delito agravado” y permitió a los jueces definir a discreción la deportación de extranjeros que residen legalmente en el país y son procesados por algunos delitos.

“Aquí estamos y no nos vamos/y si nos botan/nos regresamos”, coreaban los manifestantes, que temen que la reforma migratoria que debate actualmente en el Congreso estadounidense aumente más aún los casos de deportación.