Protege tus plantas del calor

Protege tus plantas del calor

Es recomendable sacar al exterior las plantas que usualmente tenemos en macetas dentro de nuestra casa. De esta manera recibirán directamente la luz del sol y el flujo de aire, lo cual incidirá positivamente en su desarrollo.

Las necesidades de las plantas de interior no son las mismas que las de las plantas de exterior, por ejemplo en lo que se refiere a la luz.

Así, una planta de interior acostumbrada a estar expuesta directamente al sol cuando la cambiemos de lugar y la saquemos fuera (a la terraza por ejemplo) la colocaremos en un lugar en el que pueda recibir algo de sombra. Esto es así porque no es lo mismo soportar la luz y el calor del sol a través del cristal de una ventana que directamente, en combinación con la acción del aire.

LOS CUIDADOS A LAS PLANTAS DE INTERIOR

Las plantas de interior podemos tenerlas fuera (en la terraza o en el jardín) durante toda la primavera y el verano o hasta que termine su periodo de floración.

Si la terraza está orientada al norte recibirá menos luz y calor, con lo que podremos sacar fuera y dejar en el exterior ejemplares más débiles, incluso enfermos, sin riesgo de que la acción del sol les perjudique.

Si nuestra terraza está orientada al este o al oeste, tendremos cuidado en que se proyecte algo de sombra sobre los ejemplares ya que el sol del mediodía los puede dañar al caer sobre ellos directamente. Para conseguir esa sombra podemos recurrir a cubrir la barandilla de la terraza o balcón con alguna tela o soporte plástico, o bien poner las plantas cerca de una pared. Otra opción es colocar una cubierta semitransparente sobre la terraza para que el sol no incida directamente sobre las plantas.

También es posible que aprovechemos otras plantas, arbustos o árboles que tengamos plantados en el exterior y usarlos como barrera natural para dar sombra a las macetas que hemos sacado fuera.

Para mejorar el cuidado de las plantas de interior colocadas en la terraza podemos aumentar la humedad ambiental y regar diariamente el suelo para que el agua evaporada humedezca a nuestros ejemplares de manera natural.